Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bienvenidos a Nazilandia

Un macabro museo rememora la historia de las SS (Schutzstaffel), la escuadra de protección de Adolf Hitler. Este castillo maldito ha sido inaugurado en Alemania y ha desatado la polémica: ya hay quien le llama Nazilandia.
 
Este museo triangular narra la historia de esta guardia de élite, que llegó a contar con más de un millón de miembros, responsable de las peores atrocidades cometidas durante la Segunda Guerra Mundial.
Entre los objetos expuestos en Wewelsburg están la agenda del comandante de las SS, Heinrich Himmler, así como uniformes negros, anillos de plata, concedidos por Himmler a los oficiales superiores, adornados con la esvástica, la calavera y las estilizadas runas de las iniciales SS.
El edificio, construido en el siglo XVII, fue ocupado por el propio Himmler después de la llegada al poder de los nazis, para hacer una escuela de élite para oficiales de las SS.
Posteriormente, el jefe nazi comenzó a transformar el castillo para convertirlo en un centro espiritual nazi, en cuyo centro una llama eterna iba a arder.
Encima de la cripta había otra sala circular, llamada 'sala de los líderes supremos de las SS', que, según la leyenda, debía permitir a Himmler sentarse alrededor de una mesa redonda con sus 12 generales principales.
La vicedirectora del centro, Kirsten John-Stucke, trata de apaciguar las críticas: "Los visitantes de ultraderecha que quieran hacer de este castillo un lugar de peregrinaje recibirán una patada en el culo".