Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un obrero brasileño sobrevive a una perforación craneal con una barra de acero

Un obrero brasileño sobrevive a una perforación craneal con una enorme barra de aceroReuters

Un trabajador de la construcción sobrevivió milagrosamente a la perforación del cráneo que le provocó una barra de acero de casi dos metros de largo, explicaron los médicos del caso. Luiz Alexandre Essinger, jefe de personal del Hospital Miguel Couto de Río de Janeiro, ha indicado que los médicos lograron extraer el miércoles la barra del cráneo de Eduardo Leite, de 24 años de edad, durante una operación de cinco horas poco después del accidente.

“Lo llevaron a la sala de operaciones, su cráneo estaba abierto, examinaron el cerebro y el cirujano decidió retirar la barra metálica desde la parte delantera en la misma dirección que entró en el cerebro”, explica Essinger.
Ha añadido que Leite estaba consciente cuando llegó al hospital y le contó lo que había sucedido. El paciente se encuentra lúcido y sin consecuencias negativas tras la operación.
“Hoy, sigue bien, con pocas quejas por una cirugía de cinco horas”, señala Essinger. “Dice que siente un poco de dolor”.
La barra cayó desde el quinto piso de un edificio en construcción, perforó el casco de Leite, entró por la parte trasera del cráneo y le salió entre los ojos. “Realmente fue un milagro”, observa Essinger.
“Me dijeron que él estaba recostado (en la ambulancia) con la barra hacia arriba”, señala la esposa de Leite, Lilian Regina da Silva Costa. “El la sostenía y su rostro estaba cubierto de sangre. Su mirada era como si nada hubiera pasado. Cuando llegó le dijo a los médicos que no sentía nada, ningún dolor, nada. Es increíble”.
Ruy Monteiro, el jefe de neurocirugía del hospital, explicó a la cadena de televisión Globo que Leite se salvó por unos pocos centímetros de perder un ojo y quedar con el lado izquierdo de su cuerpo paralizado. La barra entró en un área “no elocuente” del cerebro, un área que no tiene una función específica conocida. Se espera que Leite permanezca hospitalizado por lo menos dos semanas.