Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brasil blinda militarmente uno de los suburbios más conflictivos de Río de Janeiro


Bicicletas y vehículos acorazados conviven en uno de los suburbios más problemáticos en el norte de Río de Janeiro. Los habitantes de esta gigantesca barriada brasileña han visto como de la noche a la mañana más de 2000 militares y cerca de 500 marines han llegado a su vecindario para quedarse unos meses. Exactamente hasta que termine el Mundial de fútbol. Un evento que arrancará el próximo 12 de junio y que se ha convertido en la prioridad de las autoridades brasileñas. La delincuencia, las bandas de narcotráfico son aquí un dolor de cabeza permanente para la policía, que trabaja para mejorar la seguridad, pero que en las últimas semanas se ha visto desbordada por ataques de las organizaciones más violentas. De ahí que la solución pase por blindar este suburbio. Para evitar males mayores. Así lo explica el ministro de Defensa brasileño, Celso Amorim. Además de ser una de las zonas más pobres de Río, este vecindario está situado en los alrededores de una de las autopistas con acceso directo al Aeropuerto Internacional de la capital carioca. Allí en poco más de dos meses aterrizarán miles de aficionados que Brasil espera con los brazos abiertos para la celebración de la Copa del Mundo.