Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas y el BCE avisan de que Sareb se enfrenta a "retos importantes" por ajuste de precios de vivienda

Registrará pérdidas en 2013 por ventas menores de lo que se esperaba
La Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE) han avisado este miércoles en su último informe sobre el rescate bancario de que la Sociedad de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) se enfrenta en los próximos meses a "retos importantes" debido al prolongado ajuste en los precios de la vivienda y a la debilidad de la economía.
Por ello, las dos instituciones de la troika reclaman a la Sareb "flexibilidad y adaptabilidad" a las condiciones del mercado y a la estructura cambiante de su cartera. Y piden al Gobierno que vigile su actividad para garantizar la venta de los activos en plazo "minimizando el coste para los contribuyentes".
La Sareb registrará pérdidas en 2013 en línea con su plan de negocios, según adelanta el informe de la troika. Aunque los gastos se ajustan a las expectativas del plan de negocios, las ventas de activos inmobiliarios han sido "mucho menores" de lo que se esperaba. En todo caso, la actividad comercial de la Sareb repuntó en los últimos meses del año desde los mínimos registrados en mayo y tuvo noviembre como mejor mes.
"Pese a los importantes éxitos a la hora de empezar a ser operativa y empezar a desinvertir su cartera, la Sareb se enfrenta a retos significativos relacionados con el ajuste en marcha del mercado inmobiliario en España y a una previsión macroeconómica débil", señalan Bruselas y el BCE. "La evolución de los precios de la vivienda así como la reactivación de este mercado sigue siendo uno de los principales riesgos", apuntan.
El informe alerta además de la creciente competencia del resto de bancos que también quieren deshacerse de sus activos inmobiliarios. Este escenario puede llevar a posibles conflictos de interés, porque los nuevos actores pueden ser a la vez partes interesadas en comprar alguno de los activos de la Sareb. En este sentido, la troika ve fundamental que la Sareb mantenga todo el control sobre la información relacionada con sus activos o sobre su cartera.