Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas insta a los Gobiernos europeos a perseguir como delito el negacionismo

La Comisión Europea ha instado este lunes a los Gobiernos europeos a tipificar como delito penal la negación de los crímenes contra la humanidad como el Holocausto tras advertir de que "la mayoría" de los Estados miembros no han aplicado correctamente las normas europeas para combatir el racismo y la xenofobia.
"Hoy hemos logrado alcanzar la paz entre las naciones en la Unión Europea. Pero queda otro desafío: continuar la lucha a favor de la tolerancia dentro de nuestras sociedades. Nadie debe tener que experimentar el discurso del odio o el crimen por odio", ha defendido la vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Justicia, Viviane Reding, coincidiendo con el Día Internacional de Conmemoración del Holocausto.
"Por eso estoy haciendo un llamamiento hoy a los Estados miembros para que tomen acciones para transponer plenamente la decisión marco de la UE y garantizar que se aplica sobre el terreno", ha reclamado Reding.
Los Estados miembros aprobaron por unanimidad en 2008 una Decisión Marco para combatir el racismo y la xenofobia, especialmente el discurso del odio y los crímenes por motivos de odio y requiere a los Estados miembros tipificar como delito la incitación pública a la violencia o al odio por motivos de raza, religión, descendencia o origen étnico.
Aunque todos los Estados miembros han informado a la Comisión Europea de sus medidas para cumplir con la decisión marco, las disposiciones legislativas nacionales sobre la negación, el perdón y sobre la trivialización de crímenes tal como los crímenes contra la humanidad siguen siendo "inadecuadas" en 19 Estados miembros bien porque no hayan transpuesto "todas las disposiciones" de la decisión o no lo hayan hecho "correctamente", ha advertido el Ejecutivo comunitario en un informe.
La mayoría de los Estados miembros cuenta con disposiciones sobre la incitación al racismo y la violencia xenófoba y el odio, pero no parecen transponer "plenamente" las ofensas cubiertas en la decisión marco, según advierte la Comisión en su informe.
La Comisión ya ha avanzado que mantendrá discusiones bilaterales con los Estados miembros este año con vistas a garantizar la plena aplicación y correcta transposición de la decisión marco en sus respectivas legislaciones aunque no intervendrá en casos individuales de discurso de odio o crímenes de odio, algo que compete resolver a los tribunales nacionales.
La decisión marco define un enfoque común para la legislación nacional respecto a ciertas formas de racismo y xenofobia, fundamentalmente en relación con el discurso racista y xenófobo y los crímenes de odio.
Respecto al discurso que incita al odio, incluido a través de Internet, los Estados miembros deben garantizar que se castiga cuando se dirige contra un grupo de personas o miembro del grupo en base a su raza, color, religión, descendencia, nacionalidad o origen étnico, así como cuando se realiza de forma que "probablemente" incite a la violencia o al odio contra ellos, incluido cuando se niegan o se trivializan los crímenes contra la humanidad.
En el caso de los crímenes de odio, los Estados miembros deben garantizar en virtud de la decisión marco que la motivación racista o xenófoba se consideran una circunstancia agravante o de forma alternativa que sean algo que los tribunales nacionales tengan en cuenta al determinar la pena aplicable.