Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas niega una avalancha de trabajadores rumanos y búlgaros a otros Estados miembros

Avisa a Reino Unido y Alemania de que la libre circulación es un elemento fundamental de la UE
La Comisión Europea ha resaltado este lunes que, tal y como había pronosticado, no se ha producido una avalancha de trabajadores rumanos y búlgaros a otros Estados miembros tras el fin de las restricciones el pasado 1 de enero y ha avisado a Reino Unido y Alemania, que pretenden imponer nuevos límites, de que la libre circulación de trabajadores es un "elemento fundamental" de la UE desde su fundación.
"No parece haber habido un gran número de trabajadores de Rumanía y Bulgaria acudiendo a otros Estados miembros", ha dicho el portavoz de Empleo, Jonathan Todd. Según el análisis de Bruselas, la "gran mayoría" de rumanos y búlgaros que querían ir a otros países de la UE ya lo hicieron antes de que se abolieran las restricciones que quedaban en 9 Estados miembros y aunque pueden producirse "problemas locales", las autoridades locales pueden afrontarlos con ayuda, si es necesario, de fondos europeos.
Además, el Ejecutivo comunitario sostiene que los trabajadores inmigrantes "tienden a ser contribuyentes netos al sistema de bienestar social de los países receptores". El primer ministro británico, David Cameron, quiere imponer nuevas restricciones por considerar que rumanos y búlgaros se aprovechan indebidamente de sus prestaciones sociales y cuenta con el apoyo de países como Alemania.
"Debemos esperar a ver exactamente en la práctica qué va a proponer el señor Cameron, pero la libre circulación de trabajadores sin restricciones es un elemento fundamental de la UE desde su creación y es un elemento fundamental del mercado único de la UE", ha resaltado el portavoz.
La Comisión subraya además que "no es una invención de Bruselas", sino que se trata de un principio establecido por el Tratado y ratificado por tanto por los parlamentos nacionales de todos los Estados miembros. Cualquier modificación exigiría un acuerdo unánime de los 28 y su ratificación parlamentaria.
El portavoz ha dicho que ni Londres ni Berlín han comunicado a Bruselas las restricciones que pretenden introducir para rumanos y búlgaros. "Sería prudente hacerlo, pero no es una obligación", ha indicado. La legislación de la UE sólo permite ahora limitaciones temporales de hasta 7 años para los trabajadores de Croacia, que entró en la UE el pasado julio.