Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas pide reducir un 15% las capturas de merluza del Sur tras años permitiendo aumentos

La Comisión Europea ha propuesto este martes reducir en un 15% las posibilidades de pesca de la flota comunitaria en 2015 para la merluza capturada en aguas ibéricas, lo que supone un giro en la estrategia comunitaria que, desde hace años, promueve mejoras de entorno al 15% en la pesca de merluza del Sur. También apuesta por reducir en un 4,1% la pesca de merluza del Norte, un caladero para el que aumentó las capturas en 2014 por primera vez en años.
Este reparto forma parte de la propuesta de Bruselas para los Totales Admisibles de Capturas (TAC) y cuotas de la flota europea para el próximo año y que los ministros de Pesca de la UE tendrán que negociar en su última reunión del año, los días 15 y 16 de diciembre.
Se trata de la primera vez que la propuesta del Ejecutivo comunitario se apoya en la nueva Política Pesquera Común (PPC), que apunta el Rendimiento Máximo Sostenible (RMS) de las especies como referencia para establecer las capturas. Es también la última propuesta de la actual comisaria del ramo, Maria Damanaki, que no tendrá que defenderla delante de los 28 ya que en noviembre será relevada en el cargo por el maltés Karmenu Vella.
Los cambios introducidos y los dictámenes científicos tenidos en cuenta para redactar la propuesta de TAC y cuotas han limitado a cuatro las especies para las que Bruselas vería con buenos ojos incrementar la pesca en el próximo año.
Así, plantea aumentar las capturas del rape del cantábrico (13,6%), para la cigala de aguas del Norte y Noruega (14,2%), el lenguado en el canal de La Mancha (2,3%) y el jurel de aguas ibéricas. La comisaria Damanaki contempla estas mejoras porque se trata de especies que han alcanzado el RMS, en parte gracias a las "buenas prácticas de la industria y de los Estados miembros", según informa Bruselas.
Del otro lado, la situación "desfavorable" o "alarmante" de ciertos recursos, como el del bacalao del mar de Irlanda o el lenguado capturado en La Mancha occidental, han llevado al Ejecutivo comunitario a proponer importantes reducciones.
Además de la revisión a la baja de las cuotas de merluza en aguas del Sur y del Norte, ambas de gran valor comercial para la flota española, la Comisión pide recortar la pesca de gallo en aguas ibéricas en un 55% y algo más del 20% en aguas comunitarias frente a la costa francesa y en el norte.
También plantea reducir las capturas de rape del norte en un 11,9% y las cigalas en un 10% para las capturadas en el Cantábrico y en un 17,6% en aguas del Norte. Otra disminución importante propuesta por Bruselas es para el abadejo (-20 %).
La Comisión ha dejado, sin embargo, pendiente de propuesta algunos caladeros de gallo, rape y cigala, a la espera de recibir en las próximas semanas los datos científicos necesarios para evaluar la situación de los recursos.
La propuesta ha sido bien recibida por organizaciones ecologistas como Oceana, que en un comunicado ha aplaudido la "voluntad de la Comisión de atender los compromisos establecidos por la PPC e iniciar así el camino para acabar con la sobrepesca".