Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas dice que las medidas de emergencia en Venezuela deben respetar los Derechos Humanos

La Comisión Europea ha señalado este martes que las medidas de emergencia anunciadas por el Gobierno de Venezuela deben respetar los Derechos Humanos y las libertades fundamentales, a la vez que ha instado a los actores políticos a "superar las tensiones" y a encontrar una "solución productiva" a la crisis económica y social del país.
"El deterioro de la situación de seguridad y de la economía de Venezuela es de hecho una cuestión de preocupación para la UE. La UE sigue urgiendo a todos los actores políticos a superar las tensiones políticas crecientes en vista de una solución productiva en beneficio de la sociedad de Venezuela", ha señalado en rueda de prensa la portavoz en temas de política exterior, Catherine Ray.
Además, el Ejecutivo comunitario ha subrayado que las medidas de emergencia recientemente anunciadas por el Ejecutivo de Nicolás Maduro deben respetar "totalmente" los Derechos Humanos y las libertades fundamentales, tal y como obliga la legislación internacional.
Por otro lado, la portavoz ha asegurado que la UE está preparada para "apoyar los esfuerzos para abordar la muy difícil situación económica y de seguridad y para impulsar el diálogo si es solicitado por las autoridades de Venezuela".
En cualquier caso, Ray ha evitado "especular" sobre las consecuencias de las tensiones entre Gobierno y oposición, que controla desde las últimas elecciones la Asamblea Nacional y ha asegurado que la UE está "muy preocupada" por la situación actual.
Amnistía Internacional alertó precisamente este lunes de que el Estado de Excepción declarado el pasado viernes en Venezuela amenaza los Derechos Humanos de la población y subrayó que "no puede ser utilizado para reprimir las manifestaciones pacíficas".