Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas pedirá este miércoles eximir de visados a Turquía con condiciones

La Comisión Europea pedirá este miércoles, salvo sorpresas de última hora, que la Unión Europea levante la exigencia de visados de corta estancia a los ciudadanos turcos, a condición de que Ankara cumpla antes de que acabe junio con los requisitos de seguridad, respeto de Derechos Humanos y control de la inmigración que se le exigen.
El Gobierno turco dio esta semana un paso más en esta dirección al adoptar el lunes la legislación necesaria para extender el principio de "reciprocidad" en la política de visados a todos los países de la UE, ya que hasta ahora no lo hacía con once de ellos.
Un portavoz de la Comisión ha aplaudido esta medida como un paso "importante" hacia la liberalización de visados. Ankara ha confirmado que el cambio beneficiará también a los grecochipriotas, pero ha avisado de que no se aplicará hasta que la UE haga lo propio y que, en cualquier caso, no debe interpretarse como un reconocimiento de Chipre.
El vicepresidente primero del Ejecutivo comunitario, Frans Timmermans, ya adelantó hace dos semanas que la intención de Bruselas era pedir este miércoles acabar con la exigencia de visados de corta estancia, siempre que las autoridades turcas cumplieran con "las medidas necesarias" para cubrir los 72 criterios fijados en la 'hoja de ruta'.
La exención de visados para menos de 90 días "no se aplicará si no cumplen los criterios", han recalcado fuentes comunitarias, que añaden que la posición que presenta Bruselas el miércoles dejará clara esa "condicionalidad".
En cualquier caso, la propuesta de la Comisión será sólo el primer paso en el proceso para cumplir la promesa que los líderes de la UE hicieron a Ankara en marzo, para que ésta frenara el paso irregular de refugiados al bloque comunitario, a cambio de agilizar el fin de los visados.
Los Veintiocho y el Parlamento Europeo deben dar también su visto bueno, lo que se discutirá a nivel de expertos el día 11 de este mes y se llevará al consejo de ministros de Interior de la UE del próximo día 20, según han informado a Europa Press fuentes diplomáticas.
La exigencia de reforzar el freno de emergencia que permite a los Estados miembros revocar la exención si el país tercero deja de cumplir las condiciones, tal y como piden París y Berlín, es también algo que se discutirá más adelante y que no forma parte de la propuesta del miércoles.
REFORMA DE LA POLÍTICA DE ASILO
La Comisión tiene en su agenda de este miércoles otros dos asuntos clave en la gestión de los flujos migratorios y el control de la entrada de refugiados a la UE, incluida una prórroga de seis meses para los controles sistemáticos reintroducidos en las fronteras de cinco Estados miembros (Alemania, Francia, Austria, Dinamarca y Suecia).
La otra cuestión es la reforma del reglamento de Dublín, que establece el principio de que la demanda de asilo de un inmigrante llegado a la UE debe tramitarse en el primer Estado miembro al que llega, que es por tanto el responsable de la acogida.
La actual crisis de refugiados ha mostrado las debilidades de este sistema que deja todo la responsabilidad en los países de entrada, como Grecia e Italia, que se han visto sobrepasados por la llegada de miles de inmigrantes.
Bruselas exploró dos opciones: actualizar Dublín con un mecanismo de emergencia para el reparto automático de plazas de acogida en situaciones de crisis o cambiarlo por una ventanilla única para tramitar las solicitudes y reubicar a los refugiados en los Estados miembros según un sistema de cuotas permanente.
Las reservas de varios Estados miembros, entre ellos España y los países del Este, a aceptar un mecanismo permanente ha llevado a la Comisión ha plantear una propuesta que "combine" las dos ideas, según fuentes comunitarias, que no han querido dar más detalles.