Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas avala detención de periodistas en Macedonia para "garantizar que no se cruza ilegalmente frontera"

Evita valorar legalidad de las devoluciones de refugiados a Grecia
La Comisión Europea ha reconocido la labor que están haciendo los periodistas en la frontera entre Grecia y Macedonia para informar sobre la crisis de refugiados pero ha defendido la actuación de las autoridades macedonias que este lunes detuvieron a varios periodistas que cruzaron la frontera, incluidos varios españoles, porque "tiene que garantizar que no se cruza ilegalmente las fronteras".
"La Comisión siempre defiende el trabajo de los periodistas sobre el terreno pero las autoridades nacionales tienen que hacer un trabajo aquí garantizando que las normas sean respetadas y que no se cruza ilegalmente las fronteras", ha dicho en rueda de prensa la portavoz del Ejecutivo comunitario, Mina Andreeva, preguntada por la detención de unos 30 periodistas en Macedonia este lunes tras cruzar la frontera desde Grecia, incluidos varios españoles.
La portavoz comunitario ha reconocido que estaban al tanto del "incidente de ayer" pero "entre tanto los periodistas han sido liberados".
El director de Periodismo Humano, Javier Bauluz, uno de los periodistas detenidos, junto con otros españoles como el colaborador de Público Alberto Sicilia y la periodista de ETB Ane Irazabal, aseguró este martes en su cuenta de Twitter que 80 periodistas y voluntarios ya están "libres" tras "13 horas detenidos por el Ejército de Macedonia por acompañar a refugiados cruzando ríos y montañas".
La portavoz del Ejecutivo comunitario ha rechazado dar una "evaluación" jurídica sobre la legalidad o no de la devolución de cientos de refugiados que entraron desde el campamento de Idomeni a Macedonia este lunes y ha recalcado el acuerdo de los líderes europeos de "no dejar pasar" a los inmigrantes al siguiente país hacia el norte de Europa.
Las autoridades de Macedonia han devuelto a unos 1.500 inmigrantes y refugiados a Grecia después de que el lunes cruzaran la frontera tras salir del campamento de Idomeni, en el norte de Grecia, según ha contado este martes la Policía macedonia. Tres de los refugiados murieron ahogados.
"Por supuesto deploramos estas muertes y estamos haciendo todo lo posible para reducir el riesgo de incidentes similares", ha subrayado Andreeva, que ha reconocido "las imágenes trágicas y las consecuencias de estos viajes" y ha insistido en los esfuerzos de la Comisión para que "esta gente sea reubicada" a otros países desde Grecia y su apoyo financiero y técnico para que "tenga facilidades de recepción para que tengan alojamientos que pueda utilizar para no intentar viajes irregulares peligrosos" hacia el norte.