Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas se prepara para una jornada de paros en transporte y aeropuertos por una protesta del sector público

Bruselas se prepara para una jornada de paros en los servicios de transporte público como metro, autobuses y tranvía este martes, por una manifestación del sector público que se prevé que afecte también a la actividad normal de los aeropuertos de Bruselas-Zaventem y Charleroi.
La Policía de la capital belga ha pedido que se evite utilizar el coche para circular o llegar a Bruselas el martes, ya que se esperan "importantes problemas de circulación" y se ha previsto el cierre de varios de los accesos a la principal arteria de la ciudad.
Los tres sindicatos mayoritarios de la Administración pública han llamado al sector público a manifestarse contra las políticas de recorte del Gobierno, durante una protesta a la que la Policía estima que acudirán cerca de 50.000 personas.
La marcha está convocada a partir de las 11.30 horas, pero los manifestantes se reunirán desde primera hora de la mañana en la Estación del Norte.
El recorrido trazado por los organizadores prevé que la protesta pase por las principales vías de Bruselas y acabe en el otro extremo de la ciudad, en la Estación del Sur.
La red de metro espera que su tráfico se vea fuertemente alterado debido a la protesta, ya que muchos de sus empleados acudirán a la marcha, pero no ha informado aún de los servicios mínimos con que contará.
Tampoco los aeropuertos han medido el impacto de la jornada de protesta, pero cuentan con que su actividad se vea afectada, por ejemplo en cuanto al personal de seguridad se refiere.
La red de ferrocarril, sin embargo, espera funcionar con normalidad y ha indicado que su tráfico no se verá afectado, ya que sólo se unirá a la manifestación el personal administrativo. Ello permitirá que los funcionarios de las regiones de Flandes y Valonia que quieran sumarse a la protesta puedan llegar a Bruselas.