Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CEDEAO se reúne en Dakar para analizar la situación en Malí

La Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO) se reunirá este lunes en Dakar para analizar la situación en Malí en los márgenes de la investidura de Macky Sall como presidente de Senegal, según ha informado el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, que lidera la organización regional.
Ouattara ha revelado que ha hablado con el líder del golpe de Estado perpetrado el pasado 21 de marzo en Malí, el capitán Amadou Sanogo, quien este fin de semana se ha comprometido a restaurar la Constitución de 1992 y las instituciones democráticas.
Sanogo ha anunciado la medida horas antes de que expirara el plazo de 72 horas dado por la CEDEAO a los militares rebeldes para abandonar el poder y restaurar el orden democrático en Malí, amenazando con imponer un embargo diplomático y financiero al país.
Ouattara ha indicado que ha felicitado a Sanogo por tomar esta decisión, pero no ha aclarado si la organización regional ha descartado llevar a cabo el embargo tras el anuncio del militar rebelde.
"Vamos a seguir trabajando (con otros líderes) tan pronto como sea posible para permitir la restauración del orden constitucional en Malí", se ha limitado a decir el presidente marfileño en declaraciones a la televisión senegalesa.
Por otro lado, Ouattara se ha referido al avance de los rebeldes del Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA), que este fin de semana se han hecho con el control de las tres regiones del norte del país --Tombuctú, Gao y Kidal-- que constituyen el llamado país de Azawad, donde aspiran a crear un Estado independiente.
"Apoyamos sin fisuras la integridad territorial de Malí, por lo que adoptaremos todas las medidas necesarias para acabar con la rebelión con el objetivo de que Malí pueda recuperar su integridad territorial", ha dicho el presidente marfileño.
Los movimientos de la CEDEAO ponen de manifiesto la gravedad con la que sus países miembro han interpretado el golpe de Estado en Malí ante la posibilidad de que rompa la frágil estabilidad de una región acostumbrada a las guerras civiles.