Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CIDH, encargada de investigar el caso de la muerte de Berta Cáceres

La Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) ha informado a los familiares de la activista indígena hondureña Berta Cáceres, asesinada a principios del pasado mes de marzo por su labor en la defensa del Medio Ambiente, de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se encargará del caso.
En una reunión celebrada por ambas partes este viernes, la MACCIH ha explicado a la hija de la activista, Olivia Zúniga Cáceres, que su organización se encargará de los actos relacionados con corrupción y la CIDH de todo lo relativo a Derechos Humanos.
"Nos han manifestado que el secretario de la Organización de Estados Americanos ha mandado una carta al Gobierno de Honduras en la que manifiesta que la MACCIH se va a encargar de los actos de corrupción y que la CIDH se va a encargar del tema de derechos humanos", ha explicado la hija de Cáceres, en referencia a la petición de Luis Almagro para que estos organismos se hicieran cargo del caso.
Tanto la familia de la activista como el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras habían pedido la participación de la OEA en la investigación del caso.
"NOS ESCUCHARON"
Por su parte, la madre de la activista, Austra Berta Flores, ha agradecido que las autoridades hayan escuchado sus peticiones. "eso para nosotros tiene un significado importante porque tenemos el apoyo no solo nacional, sino que a nivel internacional", ha explicado.
"Si no fuera que hemos batallado tanto para que hubiera presencia internacional este caso se hubiera quedado como tantos miles de asesinatos en este país que quedan en completa impunidad", ha añadido.
La activista fue tiroteada a principios de marzo junto a su vivienda en la localidad de La Esperanza, a causa de sus labores como defensora del medio ambiente. Una fuente de la Fiscalía ya había señalado antes que uno de los detenidos habría trabajado con DESA, la empresa que impulsa el proyecto Agua Zarca que Cáceres logró paralizar.