Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNFORS acusa al ISIS de ser un grupo antirrevolucionario con lazos con el Gobierno sirio

La Coalición Nacional de Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS) ha acusado este miércoles al Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS), vinculado a la organización terrorista Al Qaeda, de ser un grupo antirrevolucionario y ha sostenido que es un "enemigo" del pueblo sirio y que mantiene lazos con el Gobierno sirio.
En su comunicado, ha pedido a todos aquellos que se hayan unido a la formación pensando que es un grupo comprometido con los objetivos de la revolución que "abandonen el grupo inmediatamente". "El ISIS tiene una agenda propia que no incluye servir a la revolución ni a los intereses de la población", ha sostenido.
"Está claro que el ISIS es un enemigo del pueblo sirio, derramando sangre siria y matando a civiles inocentes en numerosas ocasiones", ha agregado, antes de asegurar que la formación "tiene conexiones cercanas con el régimen de (el presidente sirio, Bashar) Al Assad".
La CNFORS ha lanzado estas acusaciones en un comunicado en el que ha denunciado el asesinato del médico Hussein al Suleiman a manos del ISIS en la localidad de Tel Abiyad, ubicada en la provincia de Raqqa. Así, ha apuntado que Al Suleiman fue secuestrado y torturado durante 20 días antes de ser ejecutado.
El ISIS, que surgió a raíz de la unión de la filial de Al Qaeda en Irak y varias organizaciones radicales asentadas en Siria en el marco del conflicto contra el Gobierno de Al Assad, se ha hecho con el control de varias zonas del país, donde ha comenzado a imponer una visión radical de la 'sharia' (ley islámica).
El grupo ha reclamado la autoría de varios atentados, secuestros y ejecuciones tanto de miembros de las fuerzas de seguridad como de milicianos de otras brigadas de tendencia más moderada o laica. En los últimos meses ha protagonizado diversos enfrentamientos contra miembros del Ejército Libre Sirio (ELS) --respaldado por Occidente-- y milicianos kurdos en el noreste del país.