Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CNS no quiere que Manaf Tlass juegue un papel de liderazgo en Siria en caso de que caiga Al Assad

El Consejo Nacional sirio (CNS) ha afirmado este martes que no quiere que el general Manaf Tlass, comandante de una unidad de élite de la Guardia Republicana y hombre muy próximo al presidente sirio, Bashar al Assad, que desertó hace varias semanas, juegue un papel de liderazgo en el país en caso de que caiga el actual Gobierno sirio.
"La familia Tlass fue uno de los principales pilares del régimen en sirio y las fuerzas revolucionarias en el interior no apoyan la idea de que sea esta familia la que reemplace a los Al Assad", ha dicho el representante del CNS en Turquía, Jaled Joja. "No podemos apoyar nada que no reciba el apoyo de las calles y las fuerzas populares sirias", ha agregado, en declaraciones al diario turco 'Hurriyet'.
"La familia Tlass ha sido compinche de la familia Al Assad. El padre de Manaf Tlass dio un importante apoyo al régimen en Siria, por lo que es inapropiado que alguien que acaba de romper sus lazos con el régimen juegue un papel en el futuro liderazgo de Siria", ha dicho Joja.
Tlass hizo un llamamiento a finales de julio a la población siria para que se una de cara al periodo posterior a la caída del actual mandatario y ha pedido que se le permita servir al país a partir de ese momento. "Os hablo como desertor del Ejército que rechaza la violencia criminal. Os hablo como uno de los hijos de Siria. Honorables militares que no aceptáis los actos criminales en Siria, permitidme servir al país tras la era de Al Assad. Todos debemos unirnos y servir a Siria, promover la estabilidad en el país y construir una Siria libre y democrática", dijo en su mensaje.
"Estoy hablando con (...) personas que están fuera de Siria para que lleguen a un consenso con las que están en el país", declaró. "Me fui (de Siria) para intentar ayudar lo mejor que puedo a unir a las personas honradas de dentro y fuera de Siria con el fin de establecer una 'hoja de ruta' para sacar a Siria de la crisis", explicó Tlass.
En este sentido, el alto cargo del CNS Mahmoud Osman ha subrayado que "cuando alguien deserta del régimen piensa que se justifica ante los ojos de los otros". "El pueblo sirio ha estado muy preocupado por este tipo de sucesos, porque temen que otra versión del régimen de Al Assad lo reemplace", ha añadido.
Sin embargo, Osman ha recordado que el CNS ha publicado una 'hoja de ruta' en la que se apunta que los miembros del partido Baaz cuyas manos "no estén manchadas de sangre" y que "no cometieran asesinatos" pueden jugar un papel en el futuro de Siria.
Por último, Osman ha acusado a la comunidad internacional de no cumplir sus promesas de entregar ayuda financiera al CNS. "Empezando por Arabia Saudí y Qatar, los países del Golfo prometieron pagar 30 millones de dólares (alrededor de 24 millones de euros) al mes al CNS. A día de hoy, hemos recibido 15 millones de dólares (alrededor de doce millones de euros) en total", ha apostillado.
SUSPICACIAS EN TORNO A SU FIGURA
Algunos grupos opositores han expresado sus suspicacias respecto a la deserción. Los Comités de Coordinación Locales (CCL) han mostrado su temor de que la comunidad internacional forme parte de un intento de que figuras como él formen parte del Gobierno de transición propuesto por el enviado especial conjunto de Naciones Unidas y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, plan que cuenta con el respaldo de la comunidad internacional.
Jaber Zaien, uno de los representantes del grupo, dijo tras el anuncio de la deserción de Tlass que "hace unas semanas (Tlass) estaba diciendo a la gente de Siria que el régimen vencería y que todo volvería a la normalidad". "El mero hecho de que tuviera éxito abandonando el país, con su rango, es un poco sospechosa", añadió.
"Creo que la comunidad internacional está intentando buscar una solución en la que quitar a Al Assad e implementar una solución similar a la vista en Yemen --país en el que el expresidente Alí Abdulá Salé abandonó el poder a cambio de inmunidad para él y su familia. Esta deserción podría ser parte de ella. Es mi sensación", apostilló.
Mustafá, padre de Tlas, fue ministro de Defensa durante 30 años durante el Gobierno Hafez al Assad, padre de Bashar, y actualmente vive en la capital francesa al igual que su hermana, viuda de un rico comerciante de armas saudí.