Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

California, devorada por las llamas

California lleva una semana ardiendo sin control. Decenas de casas han sido reducidas a cenizas. Se ha declarado el estado de emergencia porque ya van 40.000 hectáreas arrasadas y no hay previsiones de que el terror termine pronto. El paisaje seco no ayuda a las tareas de extinción y, por ello, aunque los bomberos trabajan sin descanso por tierra y aire, sólo han conseguido controlar el 40% del incendio. Aún no se sabe si detrás de este fuego está la mano del hombre, pero está claro que el condado de Mariposa tardará mucho en recuperar sus paisajes.