Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cameron y Tusk se reúnen el domingo para ultimar borrador de acuerdo sobre relaciones con la UE

El primer ministro británico, David Cameron, y el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, se reunirán el próximo domingo en Londres para analizar los últimos avances en las negociaciones y ultimar el borrador de acuerdo sobre la revisión de las relaciones de Reino Unido con el resto de socios de la Unión Europea.
Estaba previsto que ambos se vieran antes de finalizar el documento, pero faltaba poner fecha, según han explicado a Europa Press fuentes europeas, que esperan que la propuesta de acuerdo "circule" a principios de la semana próxima, "probablemente el lunes".
El objetivo es dar tiempo suficiente para el análisis de la propuesta y para avanzar hacia el acuerdo definitivo, de cara a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE prevista para los días 18 y 19 de febrero en Bruselas, en donde los líderes esperan cerrar la negociación.
Antes, Cameron viajará este viernes a la capital europea, en donde será recibido tanto por el jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, como por el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, según han confirmado sus respectivos equipos.
El encuentro con el presidente del Consejo europeo, sin embargo, no será hasta el domingo y será en Londres.
Cameron reclama cambios sustanciales en las relaciones con el bloque comunitario, en cuestiones como el euro y la soberanía nacional, a cambio de defender la permanencia de Reino Unido en la UE en un referéndum que se celebrará de aquí a 2017.
La medida más polémica y que ha cosechado la mayor oposición entre sus socios es la de negar determinadas prestaciones sociales a los inmigrantes europeos en sus primeros cuatro años de trabajo en Reino Unido.
Esta petición es "inaceptable", según han avisado los negociadores europeos, que advierten que no es la única cuestión "difícil" en las conversaciones.