Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Canberra investiga la muerte de un australiano que luchaba con Estado Islámico

El Gobierno de Australia está intentando confirmar si ha muerto en Irak o Siria mientras combatía en las filas del Estado Islámico Mohamad Alí Baryalei, considerado como el más alto responsable del grupo terrorista en Australia y supuesto ideólogo de los planes para secuestrar y matar a ciudadanos corrientes en Sidney y Brisbane, ha informado la cadena de televisión pública ABC.
Baryalei está considerado como el 'cerebro' del islamistas detenidos el pasado mes de septiembre en varios puntos de Australia en la mayor operación antiterrorista realizada en este país. Los arrestados querían secuestrar a ciudadanos corrientes en Sidney y Brisbane para ejecutarlos y difundir su ejecución en Internet.
La ministra de Asuntos Exteriores australiana, Julie Bishop, ha asegurado que el Gobierno está intentando confirmar las informaciones que apuntan que Baryalei ha muerto en combate hace cuatro o cinco días en Irak o Siria.
Las primeras noticias sobre la muerte de este supuesto miembro de Estado Islámico comenzaron a difundirse por las redes sociales hace unas doce horas.
En la redada realizada en septiembre, la Policía aseguró que había interceptado una llamada de Baryalei en la que ordenaba a uno de sus subordinados que secuestrara a una persona y la ejecutara. La Policía informó de que la operación se realizó justo días antes de que los supuestos terroristas hicieran realidad sus planes de secuestrar a ciudadanos de Brisbane y Sidney y ejecutarlos como a los rehenes James Foley, Steven Sotloff y David Haines en Siria.
Según la ABC, Baryalei tenía una posición de peso en la estructura de mando de Estado Islámico y facilitó el reclutamiento de al menos la mitad de los 60 australianos que combaten en Oriente Próximo con este grupo terrorista.
Fuentes consultadas por la cadena de televisión pública australiana han indicado que Baryalei era un mujeriego y un hombre aficionado al consumo de drogas en Sidney. "Era protector con sus amigos y eso podía hacerle llegar a ser violento", han indicado.