Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carrascosa, condenada a 14 años de prisión

"Sostengo que soy inocente. Le pediría una nueva oportunidad para demostrar mi inocencia", pidió Carrascosa al juez, en la sala antes de conocer esa sentencia por los nueve delitos de los que en noviembre un jurado popular la declaró culpable.

Carrascosa, que acudió esposada y con el traje verde de uniforme de presa, escuchó entre lágrimas al juez decir que su caso era "una auténtica desgracia. Se trata de un caso de odio y venganza que ha creado usted, quien ha considerado a su hija una mera propiedad, una pieza en el tablero de ajedrez. Entérese: el juego se ha acabado".

La sentencia dictada por el juez Venezia, que puede ser apelada por los defensores de la española, supone que si Carrascosa la cumple en su totalidad, su hija, Victoria Solenne, será mayor de edad a su término, ya que la niña nació en 2000.

El juez dijo también a María José, que esa sentencia, "es lo que merece por arrancar a su hija de sus propios brazos y de los brazos de su ex marido".

"Usted debería de pensar que en estas Navidades su hija no tendrá ni a una madre ni a un padre a los que abrazar, ni abrirá los regalos con ninguno de ustedes", le subrayó el juez a Carrascosa, aunque también señaló que reconsideraría la condena en el caso de que la niña regrese a Estados Unidos.

Delitos de desacato y secuestro

Esta resolución se produce un mes después de que un jurado popular, compuesto por 12 miembros, declarara culpable por unanimidad a Carrascosa por el litigio que mantiene abierto por la custodia de la niña, por los que estaba acusada de un delito de desacato (por desobedecer una orden judicial para que entregara a la menor) y de otro de secuestro.

El juicio contra Carrascosa quedó visto para sentencia el día 10 de noviembre, después de que ésta declarara ante un jurado para pedir su libertad y la custodia de la menor.

La fiscal acusó a Carrascosa de no cumplir con la jurisdicción estadounidense. La española alegó, por su parte, haber actuado siempre de acuerdo a la legislación española.

Antes de que se fijara el comienzo del juicio el 4 de noviembre, las partes intentaron llegar a un acuerdo, pero la defensa de Carrascosa lo rechazó puesto que, según comentó en su momento su letrado, no existía un concilio entre el Gobierno y los jueces españoles, y la Fiscalía del Estado de Nueva Jersey y el Gobierno estadounidense, que contemplase la mediación del Tribunal de la Haya en el asunto.
Su familia, abatida

La hermana de María José Carrascosa, Victoria, ha expresado la "decepción" y "abatimiento" de su familia al conocer la condena.

"Era de esperar", ha dicho Victoria al conocer la sentencia del juez Donald Venezia para agregar a continuación que desea que su hermana "no recurra", aunque no ha podido asegurar que sea así.

"Después de haber luchado tanto, sólo puedo decir que estamos abatidos", ha manifestado, y ha comentado que su familia está "muy decepcionada" con la actuación del Gobierno español, que "no sabe ni de qué va" este caso.

En cuanto a la situación de la niña de 9 años, que permanece en España, ha defendido que "de aquí no sale" y que la familia no ve posible llegar a un acuerdo con su padre, Peter Innes.

La historia de Carrascosa

Carrascosa se casó en Bunyol con el estadounidense Peter Innes en marzo de 1999, sólo unos meses después de que lo hubiera conocido en un chat de Internet. Cinco días después de la boda, ella decidió mudarse a Nueva Jersey. Al poco tiempo de llegar a EEUU, se quedó embarazada, en torno a agosto de 1999.

Seguidamente, Carrascosa volvió a España, e Innes la denunció por secuestrar a la niña. El juez Edward Torack, del condado de Bergen (Nueva Jersey), concedió la custodia de la menor al padre y ordenó a la madre regresar a EEUU para entregar a su hija.

La abogada valenciana se presentó en agosto de 2006 en EEUU para asistir a una vista judicial, en la que conoció los cargos que pesaban sobre ella, le retiraron el pasaporte y le informaron de que debía entregar a la pequeña antes del 31 de agosto, si no quería ser encarcelada por secuestro, hecho que se produjo en noviembre de ese año. RSO