Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chile lanza una campaña para explicar su postura en la disputa territorial con Bolivia

El Gobierno de Chile ha lanzado este jueves una campaña en la que, mediante un vídeo, quiere explicar su posición en el litigio territorial que mantiene con Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Bolivia reclama en La Haya el acceso al océano que perdió en 1879 durante la guerra.
El conflicto limítrofe entre Chile y Bolivia culminó con el Tratado de Paz y Amistad de 1904. Según la versión chilena, este acuerdo --ratificado por los parlamentos de ambos países-- ya establecía las fronteras y zanja cualquier reivindicación, pero la parte boliviana ha tachado de "injusto" e "impuesto" dicho tratado.
El ministro de Exteriores chileno, Heraldo Muñoz, ha presentado este jueves el vídeo 'Chile y la aspiración marítima boliviana: mito y realidad' en el que expone la versión de Santiago. En la grabación aparecen el propio Muñoz y la actual presidenta, Michelle Bachelet, así como los exmandatarios Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Sebastián Piñera.
"Hemos compartido posiciones todos, sin excepción, sin ideologías, porque aquí lo que está en juego son los intereses de nuestro país", ha dicho, al hablar de lo que ha considerado una política de Estado.
El vídeo (https://www.youtube.com/user/MinRelChile) expone que Chile ya concedió a Bolivia una serie de beneficios para facilitarle un acceso al mar, defiende la vigencia del tratado de 1904 y alerta de que una posible victoria boliviana en la CIJ pondría el riesgo las relaciones internacionales y el respeto a los límites establecidos.
En este sentido, Muñoz ha insistido en que el respeto a los tratados "es lo que permite la estabilidad de las fronteras y la estabilidad de las relaciones entre Estados". El canciller ha planteado la necesidad de centrarse en "desafíos sociales de primera magnitud" que afectan a la región y en los que los dos países vecinos tienen "mucho en común".