Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chile llama a consultas al embajador en Uruguay por sus "desafortunadas declaraciones" sobre el golpe

El ministro de Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, ha llamado a consultas al embajador en Uruguay, Eduardo Contreras, por las "desafortunadas declaraciones" que hizo el jueves vinculando a un partido político de la coalición gobernante con el golpe de Estado contra el Gobierno de Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973.
Muñoz ha expresado la "profunda molestia" del Gobierno por los comentarios del jefe de la misión diplomática en Montevideo y ha indicado que La Moneda ha decidido llamarle a consultas "para que explique en detalles este lamentable episodio".
El canciller ha indicado que Contreras llegará a Chile "a la brevedad" por lo que el encuentro podría producirse durante el fin de semana o a primera hora del lunes, según ha informado el diario chileno 'El Mercurio'.
Interrogado sobre la posibilidad de que el embajador sea destituido, tal y como exige la oposición, Muñoz ha indicado que dependerá "de las evaluaciones que se hagan de las explicaciones" que brinde.
El Ejecutivo de Michelle Bachelet ha llamado a consultas a Contreras a pesar de que éste cumplió con las órdenes de Muñoz de disculparse públicamente por sus declaraciones. "Hago llegar mis sinceras disculpas por las molestias que involuntariamente se hayan podido ocasionar", dijo en una breve declaración.
No obstante, Contreras ha rebajado este 'mea culpa' calificando de "hecho lamentable" las declaraciones publicadas por el diario uruguayo y pidiendo al medio de comunicación "que reconozca y recoja las precisiones y rectificaciones a lo que efectivamente se planteó en una conversación estrictamente privada con la periodista".
El origen de la polémico son las declaraciones que hizo en una entrevista concedida a un diario uruguayo, en las que dijo que no tenía "ninguna duda de que estos actos terroristas que se han registrado son de la ultraderecha", en alusión a la serie de atentados en Santiago.
"Es lo mismo que hacían cuando estaba Allende, aunque usen elementos anarquistas", añadió, revelando que la convivencia con Democracia Cristiana (DC) en la Nueva Mayoría que respalda a Bachelet no ha sido fácil, citando entre las causas que "apoyó el golpe" de Estado.