Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China expresa su "fuerte insatisfacción" con Canadá y EEUU por invitar al Dalái Lama a una conferencia de DDHH

China ha expresado su "fuerte insatisfacción" tras conocer que el Dalái Lama, líder espiritual tibetano, ha sido invitado a una conferencia que se celebrará en los márgenes de la 31ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.
Según las informaciones publicadas, Estados Unidos y Canadá han copatrocinado una conferencia en torno a los ganadores del premio Nobel de la Paz en los márgenes de la sesión del consejo de la ONU, presidida por la 'número dos' del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Kate Gilmore, y a la que han invitado al Dalái Lama.
La parte estadounidense insistió en invitar al líder tibetano a pesar de la firme oposición de China, tal y como recoge la agencia china de noticias Xinhua, que ha denunciado que el departamento de la ONU ha violado así una resolución de la agencia y ha permitido que un vice alto comisionado presida esta actividad. "Hemos presentado una protesta formal a las partes pertinentes", ha explicado el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Hong Lei.
Hong ha afirmado que el Dalái Lama ha estado comprometido, durante mucho tiempo, con actividades para dividir China en lugar de ejercer únicamente como persona religiosa y que no está capacitado para hablar sobre Derechos Humanos.
Asimismo, el portavoz del Ministerio ha insistido en que China se opone a que el Dalái visite cualquier país con cualquier identidad o en nombre de cualquiera, y a que las autoridades de cualquier país tengan algún tipo de contacto, de cualquier forma, con el líder.
El portavoz ha instado a los países relevantes que, para sostener su compromiso con la cuestión del Tíbet, dejen de hacer uso de ella para interferir en los asuntos nacionales de China y mantengan un desarrollo sano de las relaciones bilaterales con acciones concretas.
Asimismo, ha pedido al departamento de la ONU que se adhiera al propósito y a los principios de la Carta de las Naciones Unidas y respete los esfuerzos realizados por los estados miembro de la ONU para salvaguardar su soberanía e integridad territorial.