Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China establecerá un nuevo sistema militar de operaciones para responder con mayor eficiencia a las crisis

Las Fuerzas Armadas chinas establecerán "a su debido tiempo" un nuevo sistema conjunto de operaciones que, según los observadores, tendría como resultado una mejor coordinación y capacidad de combate de sus fuerzas para responder de manera más eficiente a las crisis, según ha informado este viernes el oficial 'Diario del Pueblo'.
La modernización de este sistema se ha conocido poco después de que los medios japoneses informaran de la posible reorganización de las regiones militares del gigante asiático. China cuenta actualmente con siete regiones militares enfocadas a las unidades del Ejército de Tierra, que podrían reducirse a cinco y, debido a intereses en territorios de los mares Oriental y Meridional, se centrarían más en el desarrollo de sus fuerzas navales y aéreas.
La modernización de este sistema, que el diario ha definido como un requisito básico en la era de la información, supondrá un cambio sustancial y convertiría un sistema de Fuerzas Armadas orientadas a la defensa y basadas principalmente en el Ejército, en uno con una gestión más móvil e integrada.
El Ministerio de Defensa Nacional ha asegurado que esta reforma en el sistema operacional no tiene como objetivo alcanzar a ningún país, sino "mejorar los sistemas de mando de combate combinados, impulsar una reforma en los entrenamientos y en la logística para las operaciones de combate conjuntas".
En este sentido, el profesor de la Universidad de Defensa Nacional del Ejército de Liberación Popular Ouyang Wei ha asegurado que este nuevo sistema podría ayudar a las Fuerzas Armadas a responder con mayor rapidez ante cualquier tipo de contingencia y ha hecho hincapié en que es un sistema "que ha sido muy popular en Occidente durante décadas" y que "no está destinado a comenzar una guerra, sino a acabar con ella de raíz" .
El subdirector del centro de relaciones de Defensa entre China y Estados Unidos en la Academia PLA de Ciencia Militar, Zhao Xiaozhuo, ha reforzado este argumento asegurando que "unas Fuerzas Armadas cada vez más eficientes no tienen que ser necesariamente más agresivas. China ha dejado clara su postura pacífica, pero es el momento de mejorar sus habilidades de combate".
Asimismo, Zhao ha asegurado que China ya ha intentado optimizar la ubicación de las regiones militares debido, principalmente, a la cada vez mayor probabilidad de que los incidentes tengan lugar en el mar, en referencia al conflicto sobre las islas Senkaku/Diaoyu, el grupo de isletas en el Mar de China Oriental que, según Zhao, Japón "nacionalizó de forma ilegal" en 2012.
FUERZA NAVAL, UNA PRIORIDAD
El diario chino ha asegurado que lo más probable es que la Marina sea la prioridad en la reforma del sistema militar de operaciones, y que esta modernización incluye contar con más portaaviones y con flotas más potentes, ya que "las principales preocupaciones se encuentran en el mar", según el subsecretario del Consejo de Estudios Políticos de Seguridad Nacional, Li Qinggong.
El único portaaviones chino volvió a su puerto de origen en el Mar Oriental este miércoles, después de sus primeros ensayos y entrenamientos en el Mar de China Meridional.
Sin embargo, tanto el desarrollo de la Marina como las reformas estructurales de las Fuerzas Armadas conllevan un tiempo, ha asegurado el profesor de la Universidad de Defensa Nacional Lin Dong.
Pekín también está en proceso de construir nuevos submarinos, buques de superficie y misiles balísticos como parte de su modernización naval, y ya ha estado probando nueva tecnología destinada a destruir misiles a media distancia. Sin embargo, las fuerzas chinas no tiene experiencia en situaciones de combate reales ni tampoco en este tipo de complejas operaciones integradas.
Algunos observadores han aseguado que estas nuevas reformas, aprobadas durante el Tercer Pleno del 18 Congreso del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) el pasado mes de noviembre, están cobrando cierto impulso con la mejora de la alta tecnología pero que el país todavía se enfrenta a grandes retos en materia de seguridad.