Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China libera a más de mil manifestantes que participaron en las protestas a favor de un Tíbet libre

Las autoridades chinas han liberado a 1.157 manifestantes tibetanos que participaron en las protestas de marzo, según informes de la agencia oficial Xinhua. La decisión de Pekín coincide con el paso este sábado de la antorcha olímpica por Lhasa, capital del Tíbet. Algunos periodistas desplazado a la ciudad tibetana hablan de la tensión que vive Lhasa por el intenso despliegue de fuerzas de seguridad chinas para evitar posibles protestas.
Los tribunales tibetanos han decidido liberar a estos más de mil manifestantes acusados de delitos menores, aunque añadió que 12 de ellos fueron condenados por su implicación en las revueltas del 14 de marzo contra el régimen comunista chino, según comunicó el vicepresidente de la región autónoma china, Palma Trily.
 Pocas horas después el fuego olímpico,  realizaba  su segundo relevo en el Tíbet,sin incidentes, aunque los organizadores recortaron el trayecto amenazado por posibles protestas.
En total 42 personas han recibido sentencias desde marzo por sus "actos en las revueltas", tales como incendios, robos y asaltos a órganos del Estado, mientras que otros 116 manifestantes están a la espera de ser juzgados.
El dirigente chino no dijo nada acerca de los condenados por la supuesta muerte de 20 civiles de la etnia Han (mayoritaria china) a manos de lo que el gobierno considera manifestantes tibetanos violentos, un extremo que no ha podido ser contrastado porque Pekín mantiene cerrada la región a cal y canto.
La liberación de estos manifestantes se produce dos días después de que la organización Amnistía Internacional pidiera cuentas sobre ellos, detenidos tras la represión militar china de las protestas que, según el gobierno tibetano en el exilio, causó 140 muertos.ZA