Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cientos de activistas de la Flotilla de la Libertad, camino de Tel Aviv

Se trata de los 634 integrantes de la expedición marítima con ayuda humanitaria para Gaza asaltada por el Ejército israelí el pasado lunes en aguas internacionales, con el resultado de nueve muertos, en su mayoría turcos, que aún no habían abandonado el Estado judío, precisó el portavoz policial, Miki Rosenfeld.
Unas 120 personas salieron este martes del país por el cruce de Allenby, fronterizo con Jordania, concretamente ciudadanos de países musulmanes, la mayoría de los cuales no mantienen relaciones diplomáticas con Israel.
Otros 45 ya habían sido deportados desde el aeropuerto de Ben Gurión (cerca de Tel Aviv) tras firmar un documento de repatriación voluntaria.
En el caso de los tres españoles, "van en autobús camino del aeropuerto y embarcarán en uno de los aviones proporcionados por Turquía rumbo a Estambul", apuntó en un comunicado el número dos de la Embajada española en Tel Aviv, Juan González Barba.
Se trata de la catalana Laura Arau, el madrileño Manuel Tapial (ambos miembros de la ONG "Cultura, Paz y Solidaridad Haydée Santamaría") y el valenciano David Segarra, periodista del canal de televisión venezolano "Telesur".
El abordaje

La versión de los activistas que fueron arrestados aseguran que los soldados israelíes utilizaron porras, gases lacrimógenos, munición real y balas de goma durante el abordaje de la flotilla.

"Los israelíes nos atacaron sin avisar", indicó Norazma Abdulá, quien se encuentra entre los 124 activistas que cruzaron a Jordania.

"Dispararon algunas balas de goma, pero después de cierto tiempo, emplearon munición real. Al menos cinco murieron en el incidente después de que nos entregáramos", aseguró Abdulá, que estaba en el barco turco 'Mavi Marmara', donde se produjo la mayor parte de la violencia.

Este activista aseguró que los soldados israelíes mantuvieron atados durante más de 15 horas a los activistas, hasta que alcanzaron el puerto israelí de Ashdod.

Israel afirma que los activistas atacaron a sus soldados cuando abordaron el barco turco, obligándolos a disparar para defenderse después de que los activistas los golpearan y apuñalaran. Según Abdulá, la flotilla estaba a más de 68 millas de la costa de Gaza cuando fue interceptada.
La repatriación
 
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ordenó anoche la deportación antes de la noche del jueves de todos los activistas de la flotilla, que han tenido hasta ahora confiscados sus teléfonos y cámaras de foto y vídeo.
Ese mismo día el Consejo de Seguridad de la ONU había pedido la "inmediata liberación" de "los civiles retenidos por Israel".
Previamente se había valorado someter a juicio a los que, según aparece en un vídeo editado y difundido por el Ejército israelí, atacaron a las tropas de Israel durante el abordaje.
También deberán ser repatriados los cadáveres de los nueve activistas que fallecieron durante el asalto militar a los barcos, de cuya nacionalidad aun no se ha informó oficialmente aunque en su mayoría son turcos, según adelantó a Efe bajo condición de anonimato el funcionario del Ministerio de Exteriores que se encarga del caso.BQM