Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Coge el dinero y corre

Un atraco en toda regla, pero sin manos arriba, ni armas, nada de violencia. El viejo manual del atracador de bancos: pisoteado. El éxito del golpe de una pareja neozelandesa de orígen asiático se lo debe al desliz de su banco.
Pidieron al WestPac un préstamo de 10 mil dólares neozelandeses para pagar una deuda y el banco les ingresó, por error, lo que pidieron, pero multiplicado por mil, 10 millones de dólares, algo más de 4 millones de euros... Con tantos ceros en la cuenta bancaria la pareja de mediana edad, propietaria de una gasolinera en Wellington, ha huido del país.
De la isla han salido cargados con algo más de la mitad del dinero y con una orden internacional de busca y captura. La policía neozelandesa y la Interpol sospechan que la pareja pueda estar en China.
Desde luego, tiempo para escapar tuvieron de sobra porque hasta que la sucursal se dió cuenta del desfase en sus balances pasaron algunos días. Sin embargo, quienes notaron que algo extraño sucedía eran los usuarios de la gasolinera.
El cerrojazo en los surtidores de un día para otro y sin más explicaciones olía raro. ¿Quién cierra un negocio rentable en estos tiempos de crisis?.
Ahora que se ha descubierto el pastel, los vecinos de Rotoura, se explican, sonriendo, lo de "coge el dinero y corre".