Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colas y vuelos perdidos marcan la reapertura de la terminal del aeropuerto de Bruselas dañada el 22-M

El caos ha predominado en las primeras horas de actividad en la terminal de salidas el aeropuerto internacional de Bruselas-Zaventem dañada por el atentado del pasado 22 de marzo y que ha sido reabierta parcialmente este lunes, en un intento por agilizar el tráfico de pasajeros reducido por la capacidad limitada de la instalación temporal construida tras el ataque.
La seguridad reforzada tras los atentados ha dispuesto controles de pasajeros y su equipaje a la entrada de la terminal, lo que ha provocado importantes colas en el exterior de las instalaciones.
Los pasajeros han tenido que soportar entre dos horas y dos horas y media de cola antes de poder entrar en la terminal, según han constatado diarios como 'La Libre Belgique', lo que ha hecho que algunos de ellos hayan perdido su vuelo. El ex primer ministro Yves Leterme, ha sido uno de los afectados por este contratiempo, según el diario.
Desde la empresa que gestiona el aeropuerto han advertido de que es normal encontrar "dificultades" el primer día en que se ponen en marcha cambios operativos importantes, pero han dado por hecho que la situación va a mejorar en los próximos días.
"Evaluaremos y corregiremos las operaciones, la situación debería mejorar en los próximos días", ha indicado a la prensa una portavoz del aeródromo.
Mientras, el aeropuerto y las aerolíneas que operan en él han recomendado a sus clientes que lleguen con tres horas de antelación con respecto a la salida de sus vuelos y que lo hagan con el menor volumen de equipaje posible y habiéndose registrado para el vuelo con antelación en Internet.
La reapertura parcial del hall de salidas se une a la terminal prefabricada instalada en uno de los aparcamientos y que permite al aeropuerto funcionar desde su vuelta a la actividad el pasado 3 de abril.
Con ello, el aeropuerto ha alcanzado el 80 % de su capacidad, con lo que atiende a entre 20.000 y 25.000 pasajeros cada día. El objetivo es que a lo largo del mes de junio la terminal habitual esté totalmente reparada y opere con normalidad.