Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colombia pide a la CIJ que se declare incompetente para conocer la segunda demanda de Nicargua

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha anunciado este jueves que su Gobierno ha solicitado a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que se declare incompetente para conocer la segunda demanda presentada por Nicaragua.
"Nuestro país es respetuoso del Derecho Internacional y por ello decidí que debíamos manifestar con toda franqueza y contundencia ante la CIJ las razones jurídicas que le impiden pronunciarse de nuevo sobre cualquier petición nicaragüense", ha dicho.
Santos ha aclarado que se refiere a la demanda presentada el 16 de septiembre de 2013 por Nicaragua para "reclamar una presunta plataforma continental extendida". "Colombia argumenta que dicha demanda es inadmisible", ha recordado.
El jefe de Estado ha subrayado que la solicitud colombiana "es sólida" porque "ha sido preparada por un grupo de prestigiosos abogados internacionales". "Esta acción también fue consultada con la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores", ha añadido.
Santos ha destacado que su Gobierno "no ha dejado ningún argumento ni opinión sin el estudio y la consideración apropiados". "Hemos trabajado con seriedad y rigor", ha afirmado, de acuerdo con la Casa de Nariño.
No obstante, se ha negado a revelar cualquier información al respecto, dado que, "conforme a las normas de la CIJ, los escritos y los argumentos en esta etapa son confidenciales".
"El Gobierno seguirá trabajando con determinación, seriedad y responsabilidad para defender los intereses de Colombia ante cualquier instancia internacional", ha concluido.
LITIGIO EN LA CIJ
La CIJ reconoció el 19 de noviembre de 2012 la soberanía colombiana sobre el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que reclamaban tanto Bogotá como Managua, y amplió la extensión de las aguas territoriales de Nicaragua hasta las 200 millas náuticas en todos los puntos de la línea limítrofe.
Santos consideró que la decisión del alto tribunal sobre las aguas nicaragüenses es un "error" porque aísla tres cayos del territorio continental colombiano y "desconoce varios acuerdos internacionales", lo que genera "una serie de complejidades" que afectarán a varios países caribeños.
En consecuencia, anunció que, dado que "la CIJ ha incurrido en serias equivocaciones", su Gobierno no iba a acatar el fallo y que incluso denunciaría el Pacto de Bogotá, por el que reconoce la jurisdicción del alto tribunal.
En cambio, el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, calificó la decisión de "victoria nacional" y, aunque expresó su preocupación por las palabras de Santos, confió en que finalmente reconozca el fallo de la CIJ, ya que "no hay otra forma de seguir adelante".
Hace casi un año, Nicaragua volvió a la carga al presentar otra demanda en la CIJ para fijar los límites de la frontera marítima y de la plataforma continental más allá de los establecidos en el fallo, algo que Colombia calificó de "inamistoso, improcedente e infundado".