Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Combatientes salafistas destruyen alrededor de 30 tumbas y una escuela islámica en Trípoli

Combatientes salafistas libios han destruido el miércoles alrededor de 30 tumbas y una escuela islámica histórica en Trípoli en el marco de una nueva ola de violencia con tintes religiosos en el país árabe, según ha informado el diario 'The Libya Herald'.
La 'madrasa' de Ozman Pasha ha sido atacada por decenas de hombres armados en la mañana del miércoles, quienes han usado taladros automáticos para profanar las tumbas y han robado varios libros históricos de la biblioteca del centro.
"Han llegado sobre las 2.00 horas. Había unos 200 y estaban fuertemente armados. Han destruido todas las tumbas menos dos, aunque creemos que regresarán a por ellas. Hay unas 30 tumbas, en las que están enterrados Ozman Pasha y su familia", ha dicho uno de los trabajadores del centro.
Asimismo, ha subrayado que los atacantes pretendían llevarse todos los libros, aunque fueron persuadidos de no hacerlo por el personal. "Se han llevado alrededor de la mitad de los libros", ha concretado. Además, los salafistas han talado un árbol tras acusar a los presentes de adorarlo.
En las últimas semanas han sido atacados el Centro Islámico de Abdussalam al Asmar, ubicado en la ciudad de Zliten; el santuario de Sidi Ahmed Zaroug, en Misrata; y la mezquita de Sidi Shaab, en Trípoli, de acuerdo con la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).
Se cree que estos ataques son responsabilidad de los grupos salafistas, representantes de la rama más conservadora del Islam, que consideran heréticos los santuarios sufíes, que, por el contrario, representa la rama mas moderada.
El martes, la directora general de la UNESCO, Irina Bokova, instó al cese "inmediato" de los ataques contra los santuarios sufíes del país. "Estoy profundamente preocupada por estos brutales ataques contra lugares de importancia religiosa y cultural. Estos actos deben cesar, si la sociedad libia quiere completar su transición hacia la democracia", dijo.
Además, advirtió a los responsables de dichos ataques que "la destrucción de los lugares de importancia religiosa y cultural no va a ser tolerada", aunque no explicó qué medidas va a adoptar la UNESCO para impedirlos. Si bien, consideró que se requiere "diálogo" y "respeto mutuo" para solucionar el problema. "El futuro de Libia depende de la capacidad de la sociedad libia para respetar los derechos y el patrimonio de todos sus ciudadanos", sostuvo.