Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Come cada quince minutos y pesa 27 kilos

Lizzie Velazques, en una imagen del Daily Mail.telecinco.es
Lizzie Velásquez, a sus 21 años, pesa tan sólo algo más de 27 kilos. Su drama está alejado de la anorexia, ya que padece una enfermedad rara que los médicos no acaban de comprender, pero que le impide aumentar de peso. Come cada quince minutos para mantenerse mínimamente saludable.
Para sobrellevar los reveses de salud, Lizzie hace unas sesena pequeñas comidas al día, que suman entre 5.000 y 8.000 calorías al día, pero jamás supera su franja de peso. "Si gano unos gramos me emociono", explica la joven.
En su dieta está todo permitido. "Debo comer porciones pequeñas de patatas fritas, dulces, chocolate, pizza, pollo, pasteles, rosquillas, helados, fideos y tartas durante todo el día, por lo que es bastante molesto que la gente me acuse de ser anoréxica", explica la joven.
Su madre, Lizzie Rita, de 45 años, recuerda que los médicos le dijeron "que no tenían idea de cómo había sobrevivido" y, a partir de ahí, compró ropa de muñecas de juguete para poder vestirla.
Al principio, los médicos creían que, si vivía, no sería capaz de caminar, hablar o tener una vida normal. Sin embargo, a pesar de los malos pronósticos, los huesos, el cerebro y los órganos internos de la joven se desarrollaron con normalidad, pese al hecho de que siempre fue muy pequeña.

 
Lizzie nació cuatro semanas antes de tiempo, con un peso extraordinariamente bajo. Los médicos encontraron que no había líquido amniótico que protegiese su cuerpo en el útero. Fue la primera anomalía para el equipo médico que investiga su caso, y el primer milagro de la vida de Lizzie.
Hasta el momento, ha tenido problemas de vista, tiene un sistema inmunológico asombrosamente débil y en una ocasión necesitó una trasfusión de sangre masiva. Nadie puede predecir que pasará con Lizzie en el futuro, como explican sus médicos, pero lo importante es que puede agarrarse a la vida. Con esfuerzos, Lizzie va de compras, al cine y de fiesta, e incluso sueña con tener hijos algún día. IM