Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comienza en Ginebra la séptima ronda de contactos entre las partes en conflicto en Siria

Este lunes ha comenzado en Ginebra la séptima ronda de contactos auspiciados por Naciones Unidas entre las partes en conflicto en Siria con una reunión entre el jefe de la delegación siria, Bashar al Jafari, y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.
Después, está prevista una reunión de De Mistura en un almuerzo de trabajo con los representantes de la oposición armada: el Alto Comité para las Negociaciones y los grupos de Moscú y El Cairo, según informa la agencia de noticias oficial rusa, Sputnik.
El propio De Mistura ha pedido no exagerar las expectativas generadas con esta ronda de negociaciones, pero los participantes sirios esperan que el alto el fuego para el suroeste de Siria que entró en vigor el 9 de julio influya positivamente en las conversaciones.
"Este acuerdo es un paso muy importante y positivo. Desempeñará un papel significativo en la solución política del conflicto sirio", ha asegurado el líder de la plataforma opositora de Moscú, Qadri Yamil.
Según Yamil, las consultas que precedieron a la próxima ronda de conversaciones en Ginebra fueron muy fructíferas, pese a que las fuerzas opositoras de Riad, El Cairo y Moscú continúan en desacuerdo en algunos temas.
Las delegaciones del Gobierno sirio y de las principales plataformas opositoras llegaron el domingo a la ciudad suiza para participar en estos contactos que, según las previsiones, se prolongarán hasta el día 15.
Las negociaciones en Ginebra sobre la solución del conflicto sirio bajo los auspicios de la ONU comenzaron en 2012. En paralelo, este año se ha puesto en marcha una nueva iniciativa de diálogo en Astaná impulsada por Rusia, Turquía e Irán.