Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a cinco años de libertad vigilada al único procesado por el asesinato de un senador opositor

El ex líder del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) Enrique Villanueva Molina, alias 'Comandante Eduardo', ha sido condenado a cinco años de libertad vigilada por el asesinato del senador de la opositora Unión Demócrata Independiente (UDI) Jaime Guzmán, ocurrido el 1 de abril de 1991 en el Campus Oriente de la Universidad Católica de Chile.
El juez Mario Carroza ha condenado a Villanueva Molina a cinco años de cárcel con "el beneficio de la libertad vigilada intensiva, debido a que los antecedentes del proceso dan cuenta de su situación profesional y académica, reinsertado socialmente", según ha informado el Poder Judicial en un comunicado.
Además, ha apreciado "la figura legal de la media prescripción de la pena, al considerar el tiempo transcurrido desde ocurrido el hecho y el tiempo en que --por primera vez-- se dirigió acción penal en contra de su persona".
"Favorece a Villanueva Molina la prescripción gradual de la acción penal, toda vez que desde la fecha de consumación del delito, 1 de abril de 1991, hasta que se puso en movimiento la facultad punitiva destinada a juzgarlo, al reabrirse el sumario el 6 de septiembre de 2010, transcurrió más de la mitad del tiempo que exige el artículo 94 del Código Penal para declarar la prescripción de la acción penal y el artículo 103 del referido cuerpo legal", ha detallado.
A pesar de ello, Carroza ha subrayado el carácter terrorista del asesinato de Guzmán, ya que, "aunque normalmente constituiría un delito común grave, sus autores mediatos y ejecutores han tenido un propósito adicional, propio de estas figuras, de producir un sentimiento de inquietud y miedo".
"Es, en consecuencia, un grave atentado a otros bienes jurídicos, como el orden público y la paz social, ya que el crimen del senador Guzmán obedeció a un plan premeditado de una organización estructurada, con una jerarquía compacta", ha añadido.
Carroza ha recordado que "la dirección nacional del FPMR tuvo como propósito alterar el orden constitucional, que garantiza la efectividad de los Derechos Humanos individuales y sociales a través de los órganos del poder público establecido y reconocidos soberanamente, por medio de la vía armada".
"En 1989 sus integrantes pactaron colectivamente tomar medidas para consumar diferentes conductas que transgredieran el orden jurídico-institucional del país, con el evidente propósito de provocar desconfianza y el temor justificado de ser la población o parte de ella, víctimas de delitos de la misma especie", ha señalado.
En concreto, "pactaron intimidar a las autoridades, y entre ellas, tal y como ha sido reconocido por la misma organización, estuvo el idear, planear y ajusticiar a Guzmán, en el marco de la llamada Campaña por la Dignidad Nacional o No a la Impunidad".
LOS HECHOS
El día 1 de abril de 1991, "los ejecutores materiales concurrieron al Campus Oriente en horas de la tarde, llegaron hasta la calle aledaña, Regina Pacis, y estacionaron su vehículo para dirigir sus pasos a la casa de estudios ubicada en la Avenida Batlle y Ordoñez".
"Alrededor de las 18.20 horas, el senador dejó el estacionamiento de la facultad, en su automóvil particular, conducido por su chofer privado Luis Fuentes, a baja velocidad para tomar la avenida en dirección al poniente", ha relatado.
"Pero antes se detuvo ante la luz roja del semáforo, oportunidad que aprovecharon los individuos del FPMR para actuar, cada uno con armas cortas, bajando a la calzada para disparar contra el vehículo, directamente al asiento del copiloto, donde iba sentada la víctima".