Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conmutada la pena de muerte a un reo dos horas antes de su ejecución

Crowe estaba destinado a ser el tercer hombre ajusticiado después de que en abril terminara una moratoria de siete meses de la pena capital en Estados Unidos.
Crowe, de 47 años, fue condenado a muerte tras declararse culpable de robar y asesinar a Joseph Pala, un ex colega de trabajo en una empresa maderera. En su apelación, sus abogados afirmaron que Crowe había dejado de usar cocaína la noche del crimen y estaba bajo los efectos del síndrome de abstinencia.
Las ejecuciones en Estados Unidos se reanudaron el 6 de mayo en Georgia con la muerte de William Earl Lynd, de 53 años, que recibió una inyección letal.
El 25 de septiembre del año pasado el Tribunal Supremo accedió a considerar los casos de dos condenados a muerte en Kentucky, que manifestaron que la inyección letal era un castigo cruel e inhumano y, por lo tanto, inconstitucional. El Supremo rechazó ese argumento en abril, con lo que restableció la pena capital.     LA