Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Seguridad de la ONU urge a Malí a que forme un gobierno de unidad nacional y convoque elecciones

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha urgido este viernes a las autoridades de Malí a que conformen un gobierno de unidad nacional y convoquen elecciones en el país para estabilizar la situación en Malí.
En un comunicado del embajador permanente de Francia ante la ONU y presidente del Consejo de Seguridad, Gerard Araud, Naciones Unidas exige una "rápida designación de un gobierno de unidad nacional" y una convocatoria de elecciones generales "lo antes posible".
Asimismo, el Consejo de Seguridad exhorta a las autoridades malienses a que "avalen la completa restauración y vigencia del orden constitucional en el país", puntualizando en el "control civil sobre las fuerzas de seguridad y el Ejército".
En este sentido, conmina a la junta militar que se formó tras el golpe de Estado propinado en marzo por un grupo de soldados malienses, que se bautizaron como el Consejo Nacional para la Recuperación de la Democracia y la Restauración del Estado, que ponga fin a su "incesante interferencia en el proceso político", emplazándola a su disolución. De la misma manera, insta al Ejército a que se mantenga al margen de los asuntos políticos.
"Los miembros del Consejo de Seguridad han reiterado su seria preocupación por la inseguridad y el deterioro de la situación humanitaria en Malí y en la región del Sahel", indican en el documento publicado por la delegación francesa de la ONU.
Así, advierte de la "amenaza terrorista" y denuncia "los abusos de los Derechos Humanos cometidos en todo el país y la violación de las leyes internacionales" en la región del Azawad, la mitad norte de Malí, controlada por los rebeldes tuaregs del Movimiento de Liberación Nacional del Azawad (MLNA), y los islamistas del Ansar Dine y del Movimiento de Unidad para la Yihad en África Occidental (Mujao).
En concreto, condena la represión de los familiares de los soldados malienses y de los periodistas, el reclutamiento de niños para que engrosen las milicias y la destrucción del patrimonio histórico que se halla en el Azawad.
FUERZA DE PAZ DE LA CEDEAO
No obstante, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas expresa en el comunicado su "completo apoyo" a la mediación llevada a cabo por la Unión Africana (UA) y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).
El miércoles, una delegación de la CEDEAO y de la UA se reunió con el Consejo de Seguridad de la ONU para abordar la coyuntura en Malí. Por parte de la CEDEAO, la comisaria de Asuntos Políticos, Paz y Seguridad, Salamatu Husaini-Suleiman, detalló la 'hoja de ruta' de intervención en el país a fin de autorizar el despliegue de una "fuerza de estabilización" de la CEDEAO.
Aún quedan por aclarar "los objetivos, los medios y las modalidades" del contingente de pacificación de la CEDEAO, uno de los asuntos clave para combatir el terrorismo y reafirmar la seguridad en Malí.
Sin embargo, será en la cumbre multilateral de Bamako que concluirá el 13 de agosto en la que se resolverán estas cuestiones, si bien el Consejo de Seguridad apela por que el Gobierno de Malí "aclare su posición y reconozca la importancia" de este contingente de pacificación. Hasta el 15 de septiembre, el Consejo de Seguridad de la ONU no tomará más decisiones sobre Malí, al margen de lo que la Unión Europea, la CEDEAO y Naciones Unidas, entre otros socios, acuerden en la cumbre de Bamako.