Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Sur, Japón y EEUU acuerdan cooperar para que la ONU aplique nuevas sanciones contra Corea del Norte

Los presidentes de Corea del Sur, Japón y Estados Unidos han acordado este martes cooperar para garantizar que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas apruebe nuevas sanciones contra Corea del Norte por sus últimos ensayos nuclear y balístico.
La Presidencia surcoreana ha asegurado que los mandatarios de Corea del Sur y Estados Unidos, Park Geun Hye y Barack Obama, respectivamente, "han acordado cooperar para garantizar que el Consejo de Seguridad (de la ONU) puede adoptar una resolución para (aplicar) sanciones firmes y efectivas contra Corea del Norte".
Según su comunicado, recogido por la agencia surcoreana de noticias Yonhap, ambos presidentes han expresado durante una conversación telefónica la necesidad de aplicar además medidas adicionales a las derivadas de dicha resolución.
Asimismo, ha apuntado que Park ha mantenido igualmente una conversación telefónica con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, en la que se han mostrado de acuerdo sobre estos puntos.
Corea del Norte lanzó el domingo un cohete que transportaba el satélite 'Kwangmyongsong-4', un acto que ha sido criticado por la comunidad internacional por suponer una violación de las sanciones impuestas al país por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El lanzamiento se suma al ensayo nuclear realizado por el país el 6 de enero.
El Consejo de Seguridad de la ONU condenó el domingo en sesión de urgencia el lanzamiento, asegurando que "este lanzamiento cualquier otro lanzamiento norcoreano que utilice tecnología de misiles balísticos es una grave violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad".
En concreto, el lanzamiento implica la violación de las resoluciones 1718 (2006), 1874 (2009), 2087 (2013) y 2094 (2013). "Sigue existiendo una clara amenaza a la paz y la seguridad, especialmente en el contexto del ensayo nuclear", remachó el organismo.