Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Norte dice que EEUU estuvo detrás del acuerdo entre Japón y Corea del Sur sobre 'mujeres de confort'

El Gobierno de Corea del Norte ha afirmado este lunes que Estados Unidos estuvo detrás del acuerdo alcanzado entre Japón y Corea del Sur para poner fin al problema por las denominadas 'mujeres de confort', las esclavas sexuales explotadas por militares japoneses durante la Segunda Guerra Mundial.
"Estados Unidos aplacó a Corea del Sur y Japonés y les forzó a sentarse frente a frente en la mesa de negociaciones para tratar el asunto", ha indicado la agencia estatal norcoreana de noticias, KCNA.
"El acuerdo, ideado por la Casa Blanca, que está intentando utilizar a los dos aliados como tropas de asalto para controlar Asia, fue alcanzado", ha agregado, tal y como ha recogido la agencia surcoreana de noticias Yonhap.
Corea del Norte tildó de "humillante" el acuerdo tras su anuncio. Las autoridades norcoreanas han recalcado en numerosas ocasiones que ciudadanas de Corea del Norte fueron igualmente utilizadas como 'mujeres de confort' por Japón durante la Segunda Guerra Mundial, reclamando a Tokio que reconozca su responsabilidad en el asunto.
Con el nombre de 'mujeres de confort' se conoce a las cerca de 200.000 coreanas que fueron usadas como esclavas sexuales por la tropas japonesas durante sus campañas bélicas en el periodo colonial de Japón sobre la península coreana (1910-1945).
El acuerdo fue alcanzado en diciembre durante un encuentro en Seúl entre los ministros de Exteriores de Corea del Sur y Japón, Yun Byung Se y Fumio Kishida, respectivamente.
En virtud del pacto, Japón contribuirá con 1.000 millones de yenes (cerca de 7,6 millones de euros) al fondo creado para entregar compensaciones a las víctimas de abusos por parte de las tropas japonesas.
Kishida aseguró que el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, expresa sus "condolencias y arrepentimiento sincero" por el caso de las 'mujeres de confort'. Las actuales autoridades niponas asumieron, además, el "sufrimiento" causado y las "incurables heridas físicas y psicológicas".
A cambio de todos estos compromisos, el Gobierno surcoreano dará por superados los rencores pendientes de forma "irreversible", confirmó Yun. La presidenta surcorenaa, Park Geun Hye, había descrito la cuestión de las 'mujeres de confort' como "el mayor obstáculo en los esfuerzos para mejorar las relaciones" entre los dos países vecinos.