Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Sur asegura que seguirá entregando ayuda humanitaria a Corea del Norte a pesar de las sanciones

El Gobierno de Corea del Sur ha asegurado este miércoles que seguirá entregando ayuda humanitaria a Corea del Norte, a pesar del paquete de sanciones impuesto al país apenas un día antes.
El Ministerio de Unificación ha recalcado que las sanciones no suponen un cambio en su decisión de permitir a los grupos civiles ofrecer ayuda humanitaria a Corea del Norte, según ha informado la agencia surcoreana de noticias Yonhap.
"Sin embargo, adoptaremos un acercamiento cauto a la hora de decidir el momento y el tamaño de la asistencia, teniendo en cuenta varios factores", ha dicho el portavoz del ministerio, Jeong Joon Hee.
La oficina del primer ministro surcoreano detalló el martes que las sanciones contemplan la inclusión en su 'lista negra' de 38 oficiales norcoreanos y dos extranjeros, así como 30 organizaciones, por su papel en los programas nuclear y balístico de Pyongyang.
Asimismo, el Gobierno surcoreano afirmó que las sanciones incluyen también la prohibición de entrada en sus aguas territoriales a cualquier barco que haya viajado a Corea del Norte durante los 180 días anteriores.
Por último, Seúl impedirá la entrada de productos norcoreanos al país, en línea con las sanciones impuestas en 2010, y recomendará a sus ciudadanos en el extranjero que no vayan a restaurantes norcoreanos, afirmando que Pyongyang los usa para conseguir divisas.
El anuncio de sanciones se produjo en un clima de tensión en la península tras los ensayos nuclear y balístico por parte de Corea del Norte y la aprobación de nuevas sanciones contra el país por parte del Consejo de Seguridad de la ONU.
Corea del Norte justifica su escalada nuclear y militar por la necesidad de defenderse de lo que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y Estados Unidos.
Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra porque solamente firmaron un armisticio para cesar indefinidamente las hostilidades después de enfrentarse entre 1950 y 1953.