Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Correa dice que el asalto a la Embajada ecuatoriana en Londres "sería un suicidio" para Reino Unido

Rafael Correa, presidente EcuadorAP
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha considerado este lunes que si finalmente Reino Unido cumple su amenaza de asaltar la Embajada del país andino en Londres para detener al fundador de Wikileaks, Julian Assange, "sería un suicidio".
"Si Reino Unido viola la soberanía ecuatoriana sería un suicidio porque después se podrían violentar las embajadas británicas en cualquier parte del planeta", ha argumentado Correa, en una entrevista concedida a Ecuador TV.
En caso de que la amenaza británica se materialice, el mandatario ha advertido de que Ecuador "reaccionaría con firmeza", aunque "con la ley en la mano", para hacer que se respete el Derecho Internacional, que establece la inviolabilidad de las misiones diplomáticas.
En concreto, ha señalado la posibilidad de trasladar el conflicto diplomático a "instancias internacionales", entre las que ha mencionado "el Consejo de Defensa (Seguridad) de Naciones Unidas", según informa el diario 'El Telégrafo'.
Además, Correa ha expresado su confianza en que la Organización de Estados Americanos (OEA) emita una resolución "clara y contundente" contra la amenaza británica, en la reunión de ministros de Exteriores que celebrará el próximo día 24 en su sede, en Washington.
"Esperamos un respaldo claro y contundente porque esto viola todo el Derecho Internacional desde hace por lo menos tres siglos", ha dicho. "Así que si no hay un pronunciamiento en este sentido sería para preocuparnos muchísimo", ha considerado.
Así, ha criticado el posicionamiento de Estados Unidos y Canadá, los únicos países que se opusieron a celebrar una sesión extraordinaria sobre la amenaza británica, argumentando que se trata de un problema bilateral. "Cuando violen sus misiones diplomáticas veremos que dicen. Veremos si una amenaza de este tipo contra Estados Unidos es una amenaza bilateral", ha indicado.
Reflexión regional
En este contexto, Correa ha instado a sus colegas regionales a reflexionar sobre el papel de los países latinoamericanos en relación con el de las potencias occidentales. "Tenemos que plantearnos si seguimos siendo unos tontos útiles que firmamos absolutamente todo, cuando hay países que no se someten a nada", ha dicho.
En este sentido, ha denunciado que los países latinoamericanos han suscrito todos los tratados internacionales destinados a evitar la violación de los Derechos Humanos: el Pacto de San José, --a nivel regional-- y la Convención de La Haya --a nivel universal--, mientras que "Estados Unidos no ha firmado el Pacto de San José" y "Reino Unido no reconoce La Haya".
Caso Wikileaks
El pasado jueves, el Gobierno ecuatoriano concedió asilo político a Assange, que lleva un mes refugiado en la misión diplomática. No obstante, Reino Unido se ha negado a concederle un salvoconducto, insistiendo en que tiene la "obligación legal" de extraditarle a Suecia, donde se le investiga por varios delitos sexuales.
Assange solicitó asilo político argumentando que se encuentra en un "estado de indefensión" ante la posibilidad de que, una vez en Suecia, sea extraditado a Estados Unidos, donde supuestamente se está celebrando un juicio secreto, sin que Australia, su país de origen, lo impida.
El fundador de Wikileaks asegura que es víctima de una "persecución política" por parte de Estados Unidos por revelar cientos de miles de documentos clasificados del Departamento de Estado sobre las guerras en Irak y Afganistán y sobre las relaciones diplomáticas con otros países.