Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Correa señala que "la obsesión del país" debe ser seguir luchando contra la pobreza

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha hecho balance de sus siete años a cargo del Gobierno y ha destacado la educación como su principal logro desde que tomó las riendas del país en 2007, pero ha apuntado también que "la obsesión" deber seguir siendo la lucha contra la pobreza, aunque se haya reducido hasta en un 15 por ciento El presidente ecuatoriano ha subrayado que antes de 2006 el país ni siquiera había valorado el origen de sus problemas. "Decían que la educación era un problema económico, cuando era un problema de demagogia". Correa ha señalado que las inversiones en este sector han ayudado a la democracia y, por consiguiente, a la igualdad de oportunidades entre los ciudadanos.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha hecho balance de sus siete años a cargo del Gobierno y ha destacado la educación como su principal logro desde que tomó las riendas del país en 2007, pero ha apuntado también que "la obsesión" deber seguir siendo la lucha contra la pobreza, aunque se haya reducido hasta en un 15 por ciento
El presidente ecuatoriano ha subrayado que antes de 2006 el país ni siquiera había valorado el origen de sus problemas. "Decían que la educación era un problema económico, cuando era un problema de demagogia". Correa ha señalado que las inversiones en este sector han ayudado a la democracia y, por consiguiente, a la igualdad de oportunidades entre los ciudadanos.
Correa, sin embargo, ha insistido en la necesidad de que Ecuador persista en su lucha contra la pobreza, pues, a pesar de haberse reducido los índices un 15 por ciento y de haberse incrementado el salario mínimo, existe todavía un "problema estructural y cultural" en el país, representado en el trabajo agrícola de baja productividad.
En cuanto al sistema sanitario, el presidente ha recalcado que su intención desde que llegó al Gobierno fue unir en uno solo los cuatro sistemas de salud que existen en Ecuador. Sin embargo, ha criticado que existan "mandos medios" que pongan en tela de juicio y dificulten las labores de las autoridades superiores, como la suya.
En torno a su relación con los medios de comunicación, Correa ha expresado su deseo de que la libertad de expresión llegue a todos los ciudadanos, de que sea democrática. Por ello, ha explicado que es necesario "cambiar el modo de propiedad" que los rige, pues, ha criticado que en la mayoría de los casos responden a intereses privados y no al interés general del pueblo ecuatoriano.
Rafael Correa también ha tenido palabras para el conjunto de América Latina, la "Patria Grande". Ha considerado que los organismos regionales son fundamentales para fortalecer las relaciones entre los países del continente y por ello Ecuador estará "donde se le necesite".
En cuanto al resto de países del globo, tal y como ha informado el diario ecuatoriano 'El Telégrafo', Correa ha señalado la necesidad que tiene Ecuador "de financiamiento para el desarrollo", que países como China, Rusia o Brasil pueden propiciar gracias a "que hay complementariedad". No obstante, ha recalcado que la soberanía jamás se verá sacrificada por cualquier tipo de inversión foránea.