Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cruz Roja reclama ayuda internacional para hacer frente a la "grave crisis" de Sudán del Sur

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, ha concluido una visita de tres días a Sudán del Sur alertando de la "grave crisis" que atraviesa el país africano y pidiendo ayuda a los donantes internacionales para atender a la población civil.
Maurer se ha reunido, además de con autoridades locales, con desplazados internos, voluntarios de la Cruz Roja sursudanesa y trabajadores del CICR en distintas partes del país, según ha informado la organización en un comunicado.
Como resultado de la inestabilidad política desatada en diciembre tras la desarticulación de un golpe de Estado, Sudán del Sur atraviesa a una "grave crisis" que se suma a "una situación ya de por sí difícil",e n palabras de Maurer, quien ha advertido de que, a pesar de que es "incuestionable" que existen "necesidades terribles", ni siquiera se conoce su "verdadero alcance".
El presidente del CICR ha subrayado el compromiso de su organización con el reparto de ayuda humanitaria "a pesar del complicado contexto" sobre el terreno y ha añadido que seguirá "presionando" para continuar con su trabajo. En estas últimas semanas, la organización ha repartido suministros en instalaciones médicas, atendido a heridos y distribuido alimentos y otros elementos esenciales.
"El CICR ya ha utilizado una parte significativa de todos los recursos de 2014. Para seguir atendiendo las necesidades de la población, vamos a pedir a la comunidad internacional que incremente su apoyo financiero a las actividades humanitarias", ha declarado Maurer.
En el ámbito interno, ha pedido tanto al Gobierno del presidnete Salva kiir como a las fuerzas leales al exvicepresidente Riek Machar que "cesen sus ataques contra civiles" y "faciliten el acceso seguro de las agencias" internacionales.