Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuba recibirá a Obama con los brazos abiertos pero sin renunciar a sus ideales revolucionarios

Cuba recibirá al presidente estadounidense, Barack Obama, de forma "respetuosa" en su visita de los próximos 21 y 22 de marzo con la esperanza de que ésta sirva para avanzar en el proceso de normalización de las relaciones entre los dos países pero "sin renunciar a uno solo de sus principios".
Así lo expone un extenso editorial publicado este miércoles por el diario 'Granma', órgano oficial del Partido Comunista cubano, en el que se reitera una vez más la posición del Gobierno respecto al proceso de normalización iniciado con Estados Unidos el 17 de diciembre de 2014 y las cuestiones que aún quedan por resolver.
Así, insiste en la devolución de la base de Guantánamo, en el fin del apoyo a la disidencia interna y de las emisiones de radio y televisión hacia la isla, así como del "trato migratorio preferencial" que reciben los cubanos que llegan a Estados Unidos. "Estas políticas del pasado son incongruentes con la nueva etapa que el Gobierno de Estados Unidos ha iniciado con nuestro país", defiende el diario oficial.
Igualmente, defiende que para la plena normalización "será determinante que se levante el bloqueo económico, comercial y financiero" sobre la isla. En este sentido, considera "positivas" las medidas adoptadas por Obama para tratar de modificar algunos aspectos del embargo y confía en que siga "haciendo uso de sus prerrogativas ejecutivas" para seguir modificándolo.
Así las cosas, el editorial destaca que "Cuba se ha involucrado en la construcción de una nueva relación con Estados Unidos en pleno ejercicio de su soberanía y comprometida con sus ideales de justicia social y solidaridad".
IDEALES REVOLUCIONARIOS
"Nadie puede pretender que para ello, tengamos que renunciar a uno solo de sus principios (...) No se puede albergar tampoco la menor duda respecto al apego irrestricto de Cuba a sus ideales revolucionarios y antimperialistas, y a su política exterior comprometida con las causas justas del mundo, la defensa de la autodeterminación de los pueblos y el tradicional apoyo a nuestros países hermanos", prosigue el artículo, para a renglón seguido expresar la "solidaridad" de Cuba con Venezuela.
El Gobierno cubano tiene "plena disposición a mantener un diálogo respetuoso con el Gobierno de Estados Unidos y a desarrollar relaciones de convivencia civilizada", afirma el artículo, aclarando que "convivir no significa tener que renunciar a las ideas en las cuales creemos y que nos han traído hasta aquí, a nuestro socialismo, a nuestra historia, a nuestra cultura".
"Las profundas diferencias de concepciones entre Cuba y Estados Unidos sobre los modelos políticos, la democracia, el ejercicio de los Derechos Humanos, la justicia social, las relaciones internacionales, la paz y la estabilidad mundial, entre otros, persistirán", subraya 'Granma'.
RESPETO DE LAS DIFERENCIAS
"De lo que se trata en nuestros vínculos con Estados Unidos, es que ambos países respeten sus diferencias y creen una relación basada en el beneficio de ambos pueblos", defiende, recalcando que "independientemente de los avances que se puedan alcanzar en los vínculos con Estados Unidos, el pueblo cubano seguirá adelante".
"El mandatario estadounidense será bienvenido por el Gobierno de Cuba y su pueblo con la hospitalidad que los distingue y será tratado con toda consideración y respeto, como jefe de Estado", asegura el diario oficial, incidiendo que el viaje permitirá a Obama apreciar "directamente una nación enfrascada en su desarrollo económico y social, y en el mejoramiento del bienestar de sus ciudadanos".