Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático muestra la brecha entre los países ricos y pobres

La conferencia no negociadora de Naciones Unidas, en la que participan un centenar de países, pretendía un acercamiento con vistas a la Cumbre de Copenhague de diciembre cuyo objetivo es un nuevo acuerdo mundial sobre reducción de gases contaminantes que sustituya al Protocolo de Kioto.
Frente a lo que toda la comunidad internacional considera una emergencia ambiental, las propuestas presentadas por los presidentes de Francia y Bolivia, Nicolas Sarkozy y Evo Morales respectivamente, fueron un buen ejemplo de los distintos enfoques.
Sarkozy reclamó la creación de una Organización Mundial del Medio Ambiente para desarrollar un derecho internacional en la materia, tan respetado, ha asegurado, como el del comercio. Sin embargo, Morales ha propuesto un Tribunal de Justicia para delitos medioambientales que investigue a gobiernos y empresas que contaminaron el medio ambiente.
El apoyo económico y tecnológico a las naciones en desarrollo para reducir los gases contaminantes es el principal obstáculo de las negociaciones previas a la Cumbre de Copenhague.
China, la India -dos de los países que más contaminan- y Brasil lideran el grupo de emergentes que quieren mayores compromisos con fondos públicos de las naciones ricas para ayudarles a reducir sus emisiones y combatir los efectos del cambio climático. Así, el presidente de China, Hu Jintao, ha pedido responsabilidad a los países más desarrollados para que reduzcan sus emisiones y ayuden al resto a hacer lo mismo sin sacrificar su crecimiento.
Por su parte, el presidente de EEUU, Barak Obama, ha reconocido que su país ha tardado en actuar pero destacó que su administración "ha hecho más por promover una energía limpia en los últimos ocho meses que en cualquier otro momento de nuestra historia", con medidas como nuevos estándares para el consumo de los automóviles.
Obama ha considerado que un acuerdo en diciembre en Copenhague "no será fácil", pues en este momento el mundo vive una recesión global y la prioridad es la recuperación económica.
Propuestas de España
El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha propuesto a los países industrializados destinar un 0,7 por ciento del PIB a desarrollo tecnológico y proyectos de investigación que permitan combatir el cambio climático.
De esta manera, Zapatero, ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para poner en común esos recursos y desarrollar de forma conjunta y a un menor coste tecnologías que reduzcan la emisión de dióxido de carbono (CO2). EPF