Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas 18 personas después de que activistas irrumpieran en el Ministerio de Medio Ambiente en Beirut

Las fuerzas de seguridad de Líbano han detenido este jueves a 18 personas después de que un grupo de activistas irrumpiera en la sede del Ministerio de Medio Ambiente en la capital, Beirut, en una nueva protesta contra la gestión de la basura en el país.
Según las informaciones facilitadas por el diario local 'An Nahar', un total de 15 activistas de los grupos 'Queremos rendición de cuentas' y 'Apestáis' han entrado en el edificio para reclamar más transparencia en las operaciones del Gobierno.
Posteriormente, las fuerzas de seguridad han detenido a estas 15 personas y a otras tres que intentaron bloquear su traslado en varios vehículos de la Policía. Los incidentes se han saldado con dos manifestantes y dos agentes heridos de levedad.
El Ejecutivo de Líbano acordó a finales de diciembre exportar residuos del país, en una medida que podría poner fin a una crisis que llevó a una ola de protestas y amenazó con la caída del gobierno.
La 'crisis de la basura' comenzó con el cierre del vertedero de Naamé el pasado 17 de julio. El gobierno interino, incapaz de actuar, asistió impotente a la clausura del primer receptor de desperdicios de la capital, Beirut, sin presentar una alternativa. La crisis fue resuelta varias semanas después, si bien existían divisiones en torno a la compañía que debe realizar las tareas.
Los manifestantes han reclamado la dimisión del Ejecutivo, afirmando que se trata una muestra más de su incapacidad para superar la parálisis política que atraviesa a causa de las profundas diferencias entre los partidos que lo integran.
De hecho, la Presidencia se encuentra vacante desde mayo de 2014, cuando acabó el mandato de Michel Suleiman, y el Parlamento elegido en 2009 ha prorrogado su mandato y aplazado las elecciones hasta 2017 a causa de la inestabilidad que atraviesa el país.