Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas once personas que instaban a asesinar al presidente Buteflika

La Policía argelina ha detenido a once personas en la ciudad de Blida, a 50 kilómetros al sur de Argel, que poseían y distribuían octavillas en las que se instaba al asesinato del presidente del país, Abdelaziz Buteflika, de visita estos días en esa localidad, informaron hoy fuentes de seguridad.
El juez del tribunal de Blida ha ordenado el ingreso en prisión de los once detenidos acusados de apoyo a grupos terroristas, falsificación de documentos y posesión de armas.
La Policía encontró los nombres y números telefónicos de los detenidos en la agenda del teléfono móvil de un miembro de la organización terrorista Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI) que resultó muerto en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad hace unos días en la misma zona.
Los arrestados, de entre 25 y 40 años, revelaron durante los interrogatorios que asistían a reuniones organizadas en los montes de la provincia de Chlef, al oeste de Argel, donde recibían instrucciones sobre las acciones a emprender, según las mismas fuentes.
El responsable de esta red de apoyo, de 34 años e identificado como Abu Hafs, mantenía relación directa con el jefe de AQMI, Abdelmalek Droukdel, y le proporcionaba informaciones sobre la actividad de los comandos en esa parte del país.
Abu Hafs participó en la guerra de Chechenia y se unió a los grupos terroristas argelinos a comienzos de los noventa, cuando apenas tenía 16 años.
Buteflika fue objeto de un intento de asesinato en septiembre de 2007 en la provincia de Batna donde efectuaba una visita oficial.
Un terrorista suicida hizo estallar entre la multitud en plena calle el cinturón explosivo que portaba poco antes de la llegada del jefe del Estado al lugar.
En ese atentado murieron 22 personas, en su gran mayoría civiles, y más de 100 resultaron heridas.
Los viajes de Buteflika a lo largo del país, así como sus desplazamientos en Argel, están sujetos a intensas medidas de seguridad, especialmente desde el atentado de Batna.
Allí donde llega el presidente, se establece un amplio dispositivo policial y se inhabilita la red de telefonía móvil, entre otras medidas preventivas.