Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ataque al Borussia Dortmund no fue yihadismo: quería hundirlo en Bolsa

Alemania un  ruso de 28 años sospechoso del ataque contra el autobús del Borussia Dortmundtelecinco.es

La Fiscalía de Alemania ha informado del arresto de un ciudadano con doble nacionalidad alemana y rusa por su presunta implicación el ataque perpetrado el pasado 11 de abril contra el autobús en el que el Borussia Dortmund se desplazada a su estadio para disputar un partido de Champions contra el AS Mónaco. El arrestado tenía motivos económicos: pretendía hundirlo en Bolsa para comprar acciones baratas.

En un comunicado, el Ministerio Público alemán ha identificado al detenido como Sergei V., de 28 años, acusado de intento de homicidio, lesiones graves y de provocar una explosión.
El ataque, en el que el jugador español Marc Bartra y un escolta de la Policía resultaron heridos tras la explosión de un artefacto, fue reivindicado por tres grupos, uno con referencias yihadistas, aunque los investigadores no descartaron ninguna hipótesis.
Otra pista que siguieron los investigadores analizaba la veracidad de una reivindicación en internet firmada por un presunto colectivo de la extrema izquierda germana.
También el ataque al autobús del Dortmund fue reivindicado por un grupo de extrema derecha.
Sin embargo, ahora la Fiscalía de Alemania ha detenido a un ciudadano ruso al que motivaron aspectos económicos. Al parecer su intención era hundir en Bolsa al equipo para asi comprar acciones más baratas y posteriormente lucrarse con su venta.
En un comunicado, la Fiscalía dice que "podría esperarse una caída importante del valor si un jugador hubiera sido gravemente herido o incluso resultara muerto como consecuencia del ataque". Algunos medios alemanes señalan que el detenido, Sergei V., se alojaba en el mismo hotel del equipo y que, desde allí mismo, tras el ataque, compró acciones del equipo con un crédito que había solicitado días antes.