Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido el exnovio de Amanda Knox cuando intentaba abandonar Italia

Rafaelle SollecitoReuters

El exnovio de la estadounidense Amanda Knox, Rafaelle Sollecito, ha sido detenido por la Policía cerca de la frontera con Austria y Eslovenia después de que un tribunal restaurara el veredicto de culpabilidad contra ambos por el asesinato de la británica Meredith Kercher en 2007, según informa la cadena italiana RAI.

Los agentes habrían detenido a Sollecito entre las localidades de Udine y Tarvisio, que se encuentra a cinco kilómetros de la frontera, de acuerdo con el medio italiano.
Knox es la principal acusada del delito de homicidio por la muerte en noviembre de 2007 de su compañera de piso, la británica Meredith Kercher, que apareció en el apartamento con 43 puñaladas. El italiano Raffaelle Sollecito, entonces novio de Amanda, también fue acusado de participar en el crimen.
La joven estadounidense ha reiterado en numerosas ocasiones su inocencia y ha asegurado que la noche del homicidio se encontraba con Sollecito en el apartamento del italiano fumando marihuana y viendo la película 'Amelie'.
El veredicto, difundido por los jueces tras doce horas de deliberaciones, es el tercero que obtienen los principales acusados y llega después de que el Tribunal de Casación anulase en marzo la absolución de Knox y Sollecito y ordenase la repetición del juicio, que esta vez ha tenido lugar en Florencia.
En su resolución, el Tribunal de Casación aceptó el recurso interpuesto por el fiscal general, que argumentó que los hechos presentados para la absolución de los sospechosos "no se sustentan".
La corte, sin embargo, rechazó el recurso de Knox contra su condena a tres años de prisión por calumnias a Patrick Lumumba, al que acusó de haber asesinado a Meredith Kercher. La estadounidense no tuvo que cumplir esta pena al haber permanecido cuatro años en prisión, dentro de los 26 años a los que fue condenada en primera instancia por un tribunal de Perugia, donde se cometió el asesinato.