Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido un hombre por el doble asesinato cometido en una casa donde apareció una pintada a favor de Pussy Riot

La Policía de la ciudad rusa de Kazan ha detenido a un hombre como sospechoso del asesinato de dos mujeres que fueron encontradas muertas en una vivienda en cuyo interior alguien había escrito "Libertad para Pussy Riot", en referencia a tres integrantes de ese grupo de punk-rock ruso que han sido condenadas a dos años de prisión.
Los cadáveres de las dos víctimas, una mujer de 76 años y su hija de 38, fueron descubiertos en su domicilio el pasado miércoles. La frase estaba escrita en una pared, aparentemente con la sangre de las mujeres asesinadas, según los responsables de la investigación.
Igor Danilevski, un profesor de universidad de 38 años, fue detenido este jueves y confesó que es el autor del crimen, según la Policía, citada por la agencia de noticias RIA Novosti. Al parecer, Danilevski conocía a la víctima más joven.
Según el portal de noticias 'Life News', conocido por las informaciones que obtiene de la Policía y los servicios de seguridad, una fuente que participa en la investigación del caso ha afirmado que el sospechoso hizo la pintada con la intención de despistar a la Policía.
Sin embargo, los simpatizantes de Pussy Riot creen que esos asesinatos y la pintada podrían constituir un intento de desacreditar al grupo musical femenino. Un abogado de la banda, Nikolai Polozov, ha escrito en la red social Twitter que los crímenes de Kazan son "una provocación espantosa" o bien son obra de un psicópata.
Este mes de agosto, un tribunal condenó a tres miembros de Pussy Riot por haber participado en febrero en una actuación que realizaron sin permiso en la principal catedral ortodoxa de Moscú. Su objetivo era protestar por el apoyo de la Iglesia Ortodoxa al entonces primer ministro, Vladimir Putin, que en marzo ganó las elecciones presidenciales.