Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detienen a decenas de 'indignados' en Oakland (California)

Las fuerzas de seguridad estadounidenses han desmantelado este martes el campamento levantado en Oakland (California) por los activistas seguidores del movimiento 'Occupy Wall Street', en un asalto que ha terminado con decenas de detenidos, según fuentes de los propios 'indignados'.
Según la versión proporcionada por 'Occupy Oakland' en su cuenta de Twitter, cientos de agentes se desplazaron hasta la zona donde se encontraba el campamento para lanzar un ataque "sorpresa". Los activistas llevaban dos semanas instalados en la plaza Frank Ogawa.
Las autoridades locales, sin embargo, han explicado en un comunicado que los activistas fueron advertidos el jueves, el viernes y ayer lunes de que el desmantelamiento del campamento era inminente. Las fuentes citadas por Reuters han explicado que el operativo comenzó de madrugada, en torno a las 4.30 hora local.
El movimiento ha cifrado en torno a medio millar los agentes desplegados y ha denunciado que utilizaron gas lacrimógeno, pelotas de goma y granadas aturdidoras. "Muchas" personas habrían resultado heridas y hasta 70 personas habrían sido detenidas, según 'Occupy Oakland'.
Una portavoz del Ayuntamiento, Karen Boyd, ha dado por "contenida" la plaza y ha confirmado que la intención de las autoridades es desarrollar trabajos de limpieza en la zona. Sin embargo, poco después de estas declaraciones, el movimiento ha anunciado en Twitter que intentarían "reocupar" el espacio perdido.
El alcalde, Jean Quan, ha explicado que aunque muchos estadounidenses apoyan los objetivos de esta iniciativa popular y el Ayuntamiento ha mantenido un contacto constante con los activistas de la ciudad, en la última semana habían empeorado "las condiciones de seguridad y sanitarias".
Por este motivo, han optado por el desmantelamiento del campamento y por permitir únicamente las protestas durante el día, de seis de la mañana a diez de la noche, según el comunicado hecho público por la oficina de Quan.