Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite el secretario general de Fuerza Popular tras desvelarse que es investigado por la DEA

El secretario general del partido peruano Fuerza Popular, Joaquín Ramírez, ha presentado su dimisión debido a la investigación contra él de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) para esclarecer si blanqueó 15 millones de dólares de la candidata presidencial de la formación, Keiko Fujimori.
La propia Fujimori ha sido la encargada de anunciar la decisión de Ramírez, asegurando que "va a enfrentar todas esas investigaciones", según ha informado el diario peruano 'El Comercio'.
"Primero, para mí lo más importante es que después del informe periodístico donde se me señalaba a mí como parte investigada (por parte de la DEA) queda claro, y así lo ha señalado la DEA, que no estoy siendo investigada", ha resaltado.
Las cadenas Univisión y América Televisión sacaron a la luz el testimonio de Jesús Francisco Vásquez, un piloto peruano residente en Estados Unidos que asegura haber colaborado con la DEA y presenta los resultados de una supuesta operación encubierta realizada en 2013 en Miami.
Con un micrófono oculto, habría captado una conversación con Ramírez en la que éste asegura que "la china" --en alusión a Fujimori-- le había dado 15 millones de dólares de la campaña electoral de 2011 "para lavarlos".
La Fiscalía peruana llegó a abrir una investigación preliminar sobre Ramírez por un presunto delito de blanqueo de capitales, pero no prosperó porque no existían los suficientes indicios para quitar al dirigente de Fuerza Popular su inmunidad parlamentaria.
La DEA evitó valorar la información destapada, pero Ramírez se apresuró a tachar el reportaje de "falso y agraviante". En este sentido, aseguró que "tiene un propósito político" y anticipó una denuncia por calumnias y asociación para delinquir contra el piloto, al que admitió conocer.
Fujimori también aseguró que existe un trasfondo político y responsabilizó a su rival en la segunda vuelta de las presidenciales, Pedro Pablo Kuczynski, de Peruanos por el Kambio, de esta "guerra sucia". "Es muy lamentable que esté llevando la campaña a este nivel", remachó.
El escándalo ha enturbiado la campaña para la segunda vuelta del 5 de junio, en la que Fujimori y Kuczynski volverán a medir sus fuerzas. Las encuestas dibujan un escenario igualado, a pesar de que la aspirante de Fuerza Popular obtuvo una amplia ventaja en la primera ronda, celebrada el 10 de abril.