Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU dice que el nuevo Gobierno de Israel "genera dudas legítimas" pero reitera su apoyo

El Gobierno de Estados Unidos afirma que la nueva coalición gubernamental en Israel "genera dudas legítimas" sobre el tipo de políticas que adoptará y la dirección que asumirá, si bien ha recalcado que colaborará con el Ejecutivo.
"Sabemos que muchos de sus ministros han dicho que se oponen a una solución basada en dos estados", ha recalcado el viceportavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, agregando que "se juzgará a este Gobierno por sus acciones".
"Vamos a trabajar con este Gobierno como lo hicimos con todos los que lo precedieron, con el objetivo de fortalecer nuestra cooperación, y seguimos firmes en nuestro compromiso con la seguridad de Israel y de trabajar por la solución basada en dos estados", ha remachado.
Las palabras de Toner han llegado horas después de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el líder del partido Israel Beitenu, Avigdor Lieberman, comparecieran ante el Parlamento israelí para celebrar el acuerdo por el que Lieberman se incorpora al Gobierno de coalición como ministro de Defensa.
En la comparecencia, Netanyahu dijo que el Gobierno israelí continúa comprometido para alcanzar un acuerdo de paz con los palestinos. "Ahora unimos nuestras manos para hacer avanzar a Israel", subrayó el primer ministro israelí.
"Hemos recorrido un largo camino, hemos trabajado por el beneficio del Gobierno israelí. No es un secreto que hemos discrepado y, a veces, con el calor de la discusión, los dos hemos dicho cosas que no deberíamos haber dicho", añadió.
Lieberman, por su parte, elogió el acuerdo de coalición y dijo que tranquilizará tanto al Likud como a su partido. "El tema más importante es la seguridad de los ciudadanos israelíes. El resto lo dejamos a un lado", valoró.
El acuerdo deberá ser ratificado por el Parlamento israelí, cuyos miembros tendrán 24 horas para analizarlo antes de someterlo a votación. La Knesset, que acaba de retomar la actividad este lunes tras las vacaciones por la Pascua judía, termina sus sesiones este miércoles y se vuelve a reunir el lunes próximo, cuando podría celebrar una votación y la toma de posesión de Lieberman.